Haciendo ejercicio de la política y el diálogo, el Regidor del PRI ayudó a que se arreglara el
problema con la Presidenta Municipal Paloma Bravo, dónde se refrendó la confianza de trabajar en equipo.

Tras una semana de conflicto, la paz regresó a Zaragoza luego que la alcaldesa, Paloma Bravo García, entró en razón. Fue la operación política y los oficios del primer Regidor Priista Rafael Cárdenas Govea, quien permitió que las cosas volvieran a la normalidad en el municipio.


Paloma Bravo admitió sus errores, destituyó a los directores de Desarrollo Social Yesenia Pilar Sánchez Vega y a la responsable del DIF, Cindy Laura Pérez.

La semana fue caótica en Palacio Municipal. No sólo fue el plantón solicitando la salida de gente foránea que laboraba en el Ayuntamiento, también la exigencia para que la Alcaldesa cumpliera sus compromisos de campaña, inclusive con la gente de su propio partido político. El conflicto como bola de nieve fue creciendo hasta que la tarde de este 25 de julio un grupo de habitantes del municipio bloqueó momentáneamente la carretera a México causando un gigantesco caos.


Afortunadamente representantes de la alcaldesa llegaron al sitio con las renuncias en mano de las funcionarias titulares de Desarrollo Social y del DIF, que eran parte del pliego petitorio de los inconformes. Apenas mostraron los documentos, los inconformes retiraron el bloqueo carretero.


Los regidores y gente del pueblo desde hace meses reclamaban a la alcaldesa que pusiera orden a la prepotencia y a la presencia de funcionarios foráneos, aunque, Paloma Bravo decidió ignorarlos hasta que el viernes pasado, la echaron del Palacio Municipal y tomaron el edificio. Bravo García los confrontó e intentó minimizar el movimiento mediante la realización de giras por algunas comunidades con el fin de dar la impresión de que seguía trabajando, forcejeó con sus propios compañeros de trabajo, los que la llevaron al poder pero no pudo con ellos.

Amada Zavala oportunista.
Dice la frase que “En el río revuelto, ganancia de pescadores” y en los últimos días del plantón, Amada Zavala, ex alcaldesa y ex candidata derrotada en la pasada contienda intentó montarse en el conflicto con fines futuristas con la intención de volver a mandar en el Palacio Municipal.


De acuerdo a un video que circula en redes sociales, presuntamente, la ex presidenta municipal ofreció 500 pesos a cada persona para que se sumara al movimiento pero fracasó en el intento de abanderar la causa, la gente se fue del lado del regidor Rafael Cárdenas. Finalmente se firmó una minuta, se destituyó a los dos funcionarios y se espera que todo regrese a la normalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí