SANTA MARÍA DEL RÍO, S. L. P. – Se cumplieron 174 años de Inauguración del Templo Parroquial. Esta obra arquitectónica, tardó cerca de 45 años su construcción. Ha tenido varias restauraciones. Pero su grandeza y belleza no ha sufrido grandes cambios.

Sobre su inauguración explica el Cronista Municipal, Francisco González en las siguientes letras:

“… En el año de 1845, el 15 de agosto, se celebró una ceremonia litúrgica especial para declarar inaugurado el Templo Parroquial, el cual se había iniciado su construcción alrededor de 1800, en el mismo sitio que se había levantado una ermita en los años de la fundación y luego una capilla en 1610, con el repoblamiento, cuando fue declarada Parroquia incorporada a la Diócesis de Michoacán, en esta fecha se hicieron presentes las autoridades del entonces Distrito Jurisdiccional de Santa María del Rio, personalidades del pueblo y dirigentes religiosos, celebración que presidió Don Ambrosio Rivera del Peredo, Rector del Colegio Guadalupano Josefino.

En ese mismo recinto religioso en el año de 1942, se dieron por concluidas las obras para renovar el piso, que era de madera, para instalar el mosaico que aún persiste, siendo Párroco el ilustre sacerdote Don Susano Esparragoza y presidida por el Vicario General de la Diócesis , Don Pedro Moctezuma, a quien acompañaron el Arzobispo de la Diócesis de Monterrey y que había sido Obispo de la Diócesis de San Luis Potosí, Don Guillermo Tritschler y Córdoba y el Obispo de San Luis Potosí, Don Gerardo Anaya y Diez Bonilla, una solemne ceremonia que fue recordada por muchos años… “

Otros datos: En 1914 M. Vela, decora el techo y paredes del templo con los óleos de los arcángeles con letanías en latín y el Bautismo del Señor, que se encuentra en el Bautisterio.

Una de las campanas de 1819 remodelada en 1919. Otra de 1945.

El Sr. Cura Miguel Domínguez, restaura la nave central, la cúpula y la torre por dentro y fuera, los altares de la Virgen de los Dolores y Nuestro Padre Jesús Nazareno en 2008.

En 2014 el Sr. Cura Juan Rodríguez, restaura los altares laterales de El Santo Entierro, Virgen de Guadalupe, San José y el Señor de los Olivos, ahora Señor del Rebozo (también nombrado por el mismo Párroco en 2018)

En 2019 se adquieren nuevos candiles colgantes para la nave central del templo, embelleciendo aún más la decoración.

Sigamos cuidando la casa de todos, el lugar de reunión de todos nosotros hijos de esta Ciudad.

Lugar donde nuestros padres y abuelos de casaron, donde nos bautizaron, donde vamos a bautizar a nuestros hijos. Demos el respeto y valor que esta Santa Casa se merece.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí