VILLA DE REYES, S. L. P. – Luego de la renuncia del comandante Juan Mario Velázquez Almaguer a la Dirección General de Seguridad Pública Municipal, el problema de la inseguridad se ha disparado,. Los robos se han incrementado de manera notable. La llegada del nuevo director de la corporación municipal, Efraín Hernández Guerrero empeoró la situación.

Los robos por asalto y en sus otras modalidades, se han disparado, aparentemente no se ha encontrado el dispositivo adecuado para tratar de contrarrestar el accionar de los maleantes, así, los reportes de robos con violencia y sin ella se multiplican, mientras se habla de blindar la seguridad en todo el municipio, pero la realidad es muy distinta, los robos por asalto no terminan, no se frenan.

Los criminales hacen de las suyas a cualquier hora del día, quienes más resienten los embates del hampa son los comerciantes establecidos en cabecea y aún en las comunidades. Los maleantes no respetan negocios, sean grandes o pequeños, simplemente donde suponen hay dinero, ahí llegan y hacen de las suyas.

Un negocio afectado, se acuerdo a los datos con los cuales se cuenta, es el negocio de pizzas denominado “Chao”, de donde los maleantes se llevaron todo el dinero, producto de las ventas del día, pese a los anuncios oficiales en el sentido de la implementación de diversos dispositivos para evitar los asaltos.

Además, las víctimas tienen hasta miedo de presentarse a denunciar los robos, pues se les tiene amenazados para que no lo hagan, esto es con el propósito de proyectar un clima de seguridad que en realidad no existe, mientras los actos delictivos se multiplican. Mientras los uniformados se dedican a remitir borrachines, para recaudar ingresos a Tesorería.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí