Aprovechando la contingencia sanitaria por el Coronavirus, el legislador Federal Ricardo Gallardo Cárdona ha instalado dos tuneles sanitizadores tanto en el Hospital General de Soledad de Graciano Sánchez como en la Clínica 50 del Instituto Mexicano del Seguro Social. Uno de ellos inclusive lleva rotulado su nombre lo que le ha generado críticas por el oportunismo de la acción.

Sin embargo, la Secretaria de Salud el Gobierno Federal no recomienda el uso y diseminación de estas tecnologías hasta que sea evaluada científicamente su efectividad y porque pudiera resultar contraproducente.

La inhalación de sustancias desinfectantes puede causar, entre otras cosas, daños a las vías respiratorias, tos, estornudos e irritación de los bronquios, desencadenar ataques de asma, producir neumonitis química e irritación en piel, ojos y mucosas.

De acuerdo a un comunicado emitido por la dependencia, la concentración del desinfectante podría ser insuficiente para inactivar al virus, y el aerosol generado puede facilitar la diseminación del virus que pudiera estar presente en la ropa, cabello o pertenencias de las personas que pasan por el túnel, aumentando el riesgo de dispersión del virus.

Las autoridades sanitarias señalan que estás tecnologías podrían generar una falsa sensación de seguridad de las personas y descuidar medidas básicas de prevención como lavado frecuente de manos, uso de etiqueta respiratoria y mantener una sana distancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí