SANTA MARÍA DEL RÍO, S. L. P. – La tienda Max Store, donde fue identificado el primer caso de COVID-19, se encuentra cerrada, igual los locales aledaños, dolo tiene una hoja pegada en la puerta donde se anuncia que se encuentra fuera de servicio, las otras se encuentran simplemente cerradas, aunque unas que están algo retiradas de Max Store si se encuentran abiertas al público.

Según se dio a conocer hace días, el contagio de los empleados se dio luego de atender a un cliente, no se habían tomado las medidas mínimas de protección. Se ignora por qué no se habían extremado en ese lugar precauciones elementales,. Pues se trata de un negocio en un lugar de paso, de tránsito foráneo, pues se encuentra en las instalaciones de la gasolinería.

Las autoridades colocaron cintas plásticas en la puerta de acceso a las instalaciones, pero el lugar permanece sin vigilancia, era de esperarse que cuando se dio el primer contagio, que se descubrió, se realizaron trabajos de sanitización para evitar la proliferación del virus.

Ahora se cuenta con un padrón de siete personas con COVID-19, confirmados y un centenar y medio de sospechosos. Mientras, las acciones para tratar la proliferación del virus se han intensificado.

Una de las dos principales entradas a cabecera se encuentra cerrada al tránsito vehicular, precisamente la que se encuentra cerca de la tienda Max Store. En el filtro instalado en las inmediaciones de la pequeña rotonda, en la entrada principal, agentes policiales detienen a todos los conductores de vehículos motorizados para preguntar a donde se dirigen, de donde llegan.

Intentos rústicos, acciones acordadas sobre las rodillas. Los agentes no cuentan con equipo, mínimo deberían tener un dispositivo digital para corroborar la temperatura de quienes llegan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí