SANTA MARÍA DEL RÍO, S. L. P. – La tienda Max Store, donde iniciaron los contagios de COVID-19 en el municipio, fue reabierta, pese a tenerse conocimiento que dos empleadas más dieron positivo a probable contagio del virus. La tienda reabrió con nuevo personal, llevaron de la otra tienda, de la conocida como “de abajo”, la cual se ubica en la otra gasolinera.

De manera extraoficial se sabe que por instrucciones de la empresa que maneja la cadena de tiendas Max Store, diseminadas a lo largo y ancho donde operan las gasolinerías Gaso Max, decidió enviar a 10 empleadas y empleados de la tienda “de arriba” a realizarse la prueba de COVID-19 al laboratorio de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Fueron enviados todos los trabajadores a cuarentena, estarán monitoreados por personal del sector salud para establecer si no se encuentran en riesgo, al parecer no ha habido problemas, no se han presentado, según se dice, los síntomas de la enfermedad, aunque cabe destacar que se han presentado casos donde los pacientes no presentan las molestias propias de la enfermedad, pero ha llegado el caso que se agravan de un momento a otro, no se quieren correr riesgos innecesarios.

El otro establecimiento que se encuentra cerrado es la fuente de sodas, igual, se tomaron esas medidas para evitar en todo lo posible contagios del virus, aunque, de acuerdo a datos, en ese lugar no se detectaron problemas, pues se trabajaba con las medidas de prevenciones dictaminadas por las autoridades de salud, pero igual, como una medida precautoria se optó por suspender actividades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí