El diputado local del VIII Distrito amenazó durante la sesión ordinaria del jueves, con un atentado que se cumplió este 5 de junio

Quizá, el peor hecho de violencia y vandalismo del que tiene memoria San Luis Potosí se registró la tarde de este viernes 5 de junio en pleno Centro Histórico de la capital potosina; una turba descontrolada, irracional y hasta solapada a ratos por las autoridades de Seguridad Pública destrozó por completo el recinto legislativo, el salón de sesiones «Ponciano Arriaga Leija» del Congreso del Estado, previamente, explotaron una patrulla de la Policía Municipal de Soledad y causaron toda clase de daños en la fachada de la Fiscalía General del Estado.

La protesta, anunciada en redes sociales como una forma de exigir justicia para el reciente asesinato de Giovanni López, en el estado de Jalisco, presuntamente a manos de agentes policiacos, también buscaba exhibir los abusos que se cometen en territorio potosino y pedir a las autoridades correspondientes un cese inmediato a este tipo de prácticas que demeritan a las instituciones y representan un serio perjuicio para la ciudadanía.

Varias cuentas de Facebook reiteraban la invitación y convocaban a todos los potosinos a sumarse pero nadie ubicaba al autor, al principal promotor de la causa en la entidad, todo era un misterio. Se comenzaron a atar cabos, a buscar aquí y allá, a buscar explicaciones, a buscar respuestas y fue así como se crearon las primeras hipótesis sobre el tema gracias a la identificación de ciertos perfiles que mantienen cierta relación con un personaje muy polémico de la vida pública de San Luis Potosí, un diputado; Pedro César Carrizales Becerra, El Mijis.

«Hemos vivido protestas, se han vivido protestas a nivel internacional por el asunto del día, por el asunto del muerto por el racismo y el abuso de autoridad y creo que eso hemos estado viviendo a partir de aquí, en San Luis Potosí se vive la situación de la discriminación, la situación de racismo. Quiero hacer uso de la voz en esta tribuna para comentarles que yo, hasta en el Congreso lo he vivido, sigo viviendo este tipo de situaciones» comentó El Mijis durante su intervención en asunto generales de la sesión ordinaria celebrada el pasado jueves 4 de junio.

El legislador explicó que, en cierta ocasión una diputada lo saludó y, tras hacerlo, sarcástica dijo -Ah, ya me hice más inteligente-. Aseguró que esta no fue la primera o la única vez que le han hecho comentarios en ese sentido, situación que evidenciaría la discriminación imperante entre los propios diputados.

«No quería dejar pasar este asunto sin hacérselos saber que voy a tomar cartas en el asunto porque no es la primera compañera que me dice esto. He visto otras situaciones igual, hasta de violencia política hacia mi persona y pues voy a tomar cartas en el asunto y quiero también decirles que vienen cosas que voy a hacer, cosas que voy a tratar de exhibir a este Congreso por actuar incongruentemente (…) Quiero comentarles que no me voy a quedar de brazos cruzados, voy a exhibir a este Congreso por actuar incongruentemente con ese clasismo y ese racismo».

Cualquiera diría que El Mijis advirtió de acciones futuras, que amenazó, que puso sobre aviso a sus compañeros de «algo grande» que se avecinaba pero evitó dar detalles, por eso, cuando se presentó la protesta y los principales líderes de la misma se relacionaban de una u otra manera con el diputado, no se dudó en afirmar que él podría estar detrás de toda esta trifulca, no así de la causa original, de la marcha para pedir justicia por el asesinato de Giovanni López.

Y es que, resulta extraño que siendo una protesta contra los abusos policiacos no se dirigiera hacia las corporaciones policiacas, hacia las dependencias responsables de la Seguridad Pública, sino que se fuera contra el Congreso del Estado, instancia que poco o nada tiene que ver con el actuar de las policías. Luego, la saña con que destrozaron todo lo que tuvieron a su alcance, la ofensa a la memoria de Ponciano Arriaga y la injuria al lábaro patrio, además de las muchas muestras de grafiti con frases bien dirigidas, sugieren que el ataque estaba planeado.

«Rasistas, clasistas», así, tal cual, se plasmó en una de las tantas pintas que hicieron al interior del Congreso del Estado luego de ser profanado, palabras que recuerdan lo dicho poco antes por El Mijis; «Voy a exhibir a este Congreso por actuar incongruentemente con ese clasismo y ese racismo».

Al final, todo queda en especulaciones; la protesta quedó desvirtuada, la policía tuvo que actuar con brutalidad para contener el desenfreno de una muchedumbre enardecida y el Congreso, destrozado, quedó como un racista y clasista, de acuerdo con los mensajes que los manifestantes plasmaron en sus paredes. Se le hizo realidad el sueño al diputado. Con información de Código San Luis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí