Responsabilizamos de la agresión al Presidente Municipal Israel Reyna Rosas

El lunes pasado, en el filtro sanitario instalado en la entrada principal cabecera de Santa María del Río, el reportero de este Semanario REGIÓN CENTRO se disponía entrar al poblado hacer entrega de los ejemplares que se entregan a la persona encargada de su venta y repartir algunos más entre nuestros lectores.

Nuestro Jefe de Información Andrés Martínez

Pero, tal y como había ocurrido el lunes anterior, le fue negada la entrada a la mancha urbana, el pretexto fútil es que no era habitante de ese lugar y además la actividad periodística no era esencial, a lo cual se le respondió al agente que impedía el paso que sí era esencial, que estaba salvaguardada por el Decreto Presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación, su respuesta fue que el municipio era autónomo y simplemente no iba a pasar, se pidió hablar con alguien de mayor jerarquía, que estuviera a cargo.

Cuando fueron a llamar a quien supuestamente estaba a cargo, el reportero comenzó a tomar fotos del dispositivo, que no de los agentes, con el teléfono celular.
Llegó quien supuestamente estaba a cargo del dispositivo, pero llegó en una forma grosera, agresiva, prepotente y con lujo de violencia empujó, con violencia al reportero, a quien además le manoteó para despojarle del celular y con un lenguaje de lo más vulgar comenzó a insultarlo y seguía con sus gritos, amenazas y empujones. Pudo finalmente quitarle el celular. Borraron todo el material.

Un menor que viajaba con el reportero también fue obligado a bajar del vehículo, lo cual está prohibido por la ley que protege los derechos de los niños, le sometieron en forma violenta una revisión. Luego les tomaron fotos y video a los dos, como si fueran criminales y como colofón a esa acción, de tomar las fotos responsabilizó al reportero; “Si algo me llega a pasar a mi o a mi familia, te hago responsable”, dijo el tipo que según era el responsable del dispositivo.
No permitieron al reportero retirarse, le mantuvieron retenido, primero hicieron llamadas a presidencia hasta que finalmente les dieron autorización para liberarlo. Al tiempo que regresaba, al pasar al lado de unos agentes éstos continuaron con sus insultos; “órale, a chingar a su puta madre”. Hasta ahí fue la agresión.

Edición de nuestro medio que molestó al alcalde Israel Reyna Rosas

Solidaridad de medios de comunicación con nuestro periodista

Al comentar lo sucedido a periodistas, directores y dueños de medios de comunicación, de la agresión sufrida por el reportero a manos de los agentes policiales, comenzaron a subir la nota a los portales y el hecho fue ampliamente difundido. Las autoridades de inmediato tomaron conocimiento y actuaron de oficio.

La solidaridad del gremio para con el periodista agredido fue amplia y patente, ofrecieron el apoyo irrestricto. Igual los directivos y compañeros de REGIÓN CENTRO de inmediato iniciaron acciones para presentar recursos legales en contra de quién o quienes resulten responsables de la agresión. Es obvio que los policías no actuaron por voluntad propia, porque la acción estaba dirigida a no permitir la circulación de REGIÓN CENTRO.

Se decidió acudir a las autoridades a presentar la denuncia correspondiente, donde se señalaría, como así se hizo, que las acciones legales no solo se enfoquen a los agentes que participaron, sino a sus mandos, en este caso al director de la corporación y al alcalde Israel Reyna Rosas, porque ellos, los agentes, están bajo el mando de ellos.

La noche del mismo lunes, Andrés Martínez, el periodista agredido, recibió una llamada, del delegado de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Luego también se recibió una llamada de la Secretaría de Gobernación, del área de protección a periodistas, donde también fue ofrecido el apoyo.

Fue increíble el apoyo, que se recibió por parte de las instancias oficiales, la Fiscalía General del Estado también había iniciado una carpeta de investigación, de oficio, tras haberse dado a conocer los hechos lamentables, donde quedó plasmada la incapacidad de la policía de Santa María del Río, quienes actuaron por consigna, según parece, sin siquiera medir las consecuencias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí