SANTA MARÍA DEL RÍO, S. L. P. – Acudió el alcalde Israel Reyna Rosas, acompañado de algunos de sus colaboradores a prestar auxilio en una comunidad de Zaragoza, donde el martes pasado ocurrió un desastre, del cual se informó en diferentes medios, incluido REGION CENTRO, en su edición digital. Evento en el cual las autoridades estatales informaron, por fortuna no hubo víctimas mortales, pero sí daños bastante elevados.

Todo habría estado bien, un acto solidario con habitantes de una comunidad, de no haber sido porque se trató simplemente de una reunión familiar; la comunidad a donde se llevó el auxilio es una localidad de unos 50 habitantes y la ayuda en Rincón de Santa Eduviges fue enfocada a beneficiar a una familia relacionada directamente con la directora de Comercio.

En efecto, lo que en un principio parecía ser aplaudible, pese a proyectarse como un acto de campaña adelantada, se vino abajo al saberse que tal acción no correspondía a un acto solidario con quienes habían perdido parte de sus pertenencias, sino un acto de apoyo a una familia relacionada con gente del equipo del alcalde.

Pero, además, la actuación de los funcionarios municipales, se hizo en horas de trabajo, es decir, cuando se supone deberían estar en el desempeño de sus funciones, por las cuales cobran un sueldo, sueldo que la ciudadanía paga, a través de sus impuestos.

Santa María del Río tiene muchas y marcadas carencias, las cuales merecen ser atendidas con la misma prontitud y empeño como se hizo con los 50 habitantes de Rincón de Santa Eduviges, principalmente las personas que viven en comunidades, en lo más abrupto de la serranía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí