La palabra impunidad proviene del latin Impunitas y se refiere a la falta de castigo; se conoce como castigo a la pena que se impone a aquel que ha cometido una falta o un delito.

En San Luis Potosí, la impunidad es parte de la normalidad, aunque sea nueva. Así es como vivimos desde hace algunos años sin que los ciudadanos puedan hacer valer sus reclamos de justicia.


La Fiscalía General del Estado no integró adecuadamente la carpeta de investigación de los disturbios ocurridos el viernes 12 de Junio en el Centro Histórico y que terminó con la destrucción del edificio sede del Poder Legislativo, la quema de diversos documentos y de una bandera, lo que representa un delito grave.

Los detenidos tienen que ver con mercenarios, pseudo ecologistas, diputados, funcionarios de la Secretaría de Cultura, de la policía y del primer círculo del Gobierno del Estado, por eso no hay delitos graves que perseguir. Por eso, el juez Mario Daniel Torres Humara decidió liberarlos para que enfrenten en libertad el juicio por delitos ridículos que suavizó la Fiscalía, pese a que la sede de esa institución también fue agredida.

Ahora resulta que no eran antiamlos, ni ultraderechistas, tampoco anarquistas; los vándalos que destruyeron el edificio del Congreso del Estado, son mirreyes y mujeres que han confundido el empoderamiento y la protesta con la destrucción y la cobardía.

La impunidad para los responsables de los destrozos está cantada, así que con facilidad podemos concluir que se trató de un auto atentado del que todos sabían, en el que los protagonistas tienen ligas directas con hombres y mujeres del poder así que por ese simple hecho están perdonados.

La Fiscalía elaboró la carpeta a modo pese a las contundentes evidencias públicas; el Juez Daniel Torres Humara hizo lo que se le pidió desde las altas esferas de Gobierno. El diputado Rolando Hervert fingió alzar la voz y amenazó con enjuiciar públicamente al juzgador, pero igual está de acuerdo con la impunidad, no irá mas allá.

Ante la impunidad para los vándalos no hay voz que reclame justicia, no hay empresarios rasgando sus vestiduras, no hay posturas enérgicas porque en la nueva normalidad para los amigos de los hombres del poder se aplica justicia y gracia.

Ojalá que al verlos en los videos, los padres, amigos y familiares de los protagonistas de los disturbios se percaten de que conviven con monstruos llenos de violencia que solo expusieron sin recato lo que traen por dentro, el ser despreciable que no desaparece porque se ponen una gorra o un cubrebocas. ¡Cobardes!

Que la justicia divina les devuelva lo que dan.

P.D. 1.- Cuentan que el alcalde de Valles, Adrián Esper ya limó asperezas con el gobernador, Juan Manuel Carreras y que ahora sí lo van a apoyar para que haga obras importantes en Valles. Vamos a ver qué tanto pueden hacer.

P.D.2.- Que a todo vapor camina el cabildeo de la renegociación de la deuda del Gobierno del Estado con los diputados. Los que saben dicen que es posible que antes de que termine el mes puedan estar votando en el pleno.

P.D.3.- Que la visita que hizo el diputado federal Ricardo Gallardo Cardona a la Huasteca tuvo una muy productiva parada en Rioverde y que en Valles visitó a personajes que nadie creería. A propósito, destapó y paseó al diputado Cándido Ochoa como precandidato a la presidencia municipal de “La Puerta Grande de la Huasteca”. No lo habría imaginado jamás.

P.D.4.- Y en lo que ya es el pleno apogeo de lo que viene para el 2021; Boris Lozano está trabajando en busca de la candidatura al gobierno por el PAN. En una muy agradable charla con él, nos dijo que no se trata de una obsesión, si no resulta el proyecto se retirará y apoyará a quien resulte su abanderado. Sabemos que trae de su lado a los que mueven la estructura del partido. Boris también tiene el apoyo de Margarita Zavala y su recién creado partido político, México Libre. Si alguien se la jugó con ella en el fallido proyecto a la Presidencia de la República, ese fue Boris. El muchacho tiene de donde agarrarse.

P.D.5.- Con la novedad de que la campaña en contra de la secretaria de Salud del Gobierno del Estado es puro “fuego amigo” aunque muchos de los perros que se suman al ladradero son de jauría, no saben ni por qué aporrean a la funcionaria pero esperan que les echen un hueso en recompensa. Mientras se esfuerzan sus repentinos críticos y adversarios, Monica Liliana Rangel sigue trabajando; parece que como vecera de la pandemia creció en imagen e influencia social y eso no le gustó a muchos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí