ZARAGOZA, S. L. P. – En las horas críticas que siguieron a la inundación sufrida en esta cabecera, la población civil fue auxiliada por agentes de la Policía Metropolitana, quienes además del apoyo brindado durante la tromba, cuando ayudaron al rescate de personas, en los días siguientes, de manera solidaria y espontánea, llevaron despensas para familias que prácticamente lo perdieron todo.

Efectivamente, la ciudadanía hizo un reconocimiento público al apoyo que recibieron por parte de los efectivos de la Secretaría de Seguridad Pública, al director de Operaciones de esa corporación, así como a los efectivos de la Fuerza Metropolitana Estatal.

El reconocimiento especial se hizo público para el director general, Carlos E. Azua, por la solidaridad con el pueblo de Zaragoza, apoyo que fue más allá de salvar vidas y bienes, también ayudaron a la limpieza de la zona y luego la entrega de despensas.

Los días siguientes a la tromba, fueron de bastante trabajo, para limpiar las áreas donde las turbulentas aguas ocasionaron desastres, retirar escombros, troncos y basura. Labor en la cual también se tuvo activa participación de las fuerzas de seguridad y orden, quienes unieron sus esfuerzos a las de la ciudadanía en general.

Cuando se terminó de llevar a cabo la limpieza de la zona, agentes de la Policía Metropolitana llegaron de nueva cuenta al área, para hacer entrega de despensas a las familias que resultaron más afectadas, en un gesto de solidaridad para con el pueblo, con las familias que quedaron más desamparadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí