Los acontecimientos del jueves pasado, cuando se supo la noticia que en esta cabecera se había registrado uno de los más abominables crímenes que se tenga memoria, en los últimos años, el descuartizamiento de una mujer en el interior de un cuarto de departamento, ubicado en la calle Pascal M., Hernández, una de las más céntrica, conmocionaron a la opinión pública de hizo crecer el temor entre los habitantes de esta demarcación, temor porque a últimas fechas han ocurrido desapariciones de personas, hecho a los cuales no se les ha dado la difusión que se debiera dar, pues son solo los familiares y amistades quienes recurren a redes sociales para pedir el apoyo de la ciudadanía en general para tratar de lograr encontrar a personas desaparecidas.

Las desapariciones se han dado por igual; hombre y mujeres, jóvenes y adultos, solo a través de redes sociales la ciudadanía se entera de este tipo de situaciones. 

Mucho se habla, se menciona, que Santa María del Río es un pueblo tranquilo, que existe bastante seguridad, sin embargo, se olvida que la Dirección de área de la Policía Estatal., en esta cabecera, fue rafagueada por desconocidos, quienes pelean la plaza para sus actividades ilícita.

En esa ocasión, cuando rafaguearon la comandancia, según algunos enterados, los agentes municipales se encerraron en las vetustas instalaciones de donde hace tiempo funcionó la cárcel distrital, no quisieron salir a la cara, mientas se llevaba a cabo el atentado a la sede de la mencionada corporación policía, donde no se registraron lesionados, solo daños.

Lo curioso es que en el interior de la comandancia había huellas de disparos, en los muros y se supone que los disparos debían ser de afuera para adentro., no de adentro para adentro mismo. 

Mientras todo esto ocurre en cabecera, donde se “trabaja para brindar seguridad a la población”, las actividades de proselitismo electoral no se detienen, siguen, Ante la complacencia de las autoridades del CEEPAC, pese a los señalamientos que se han hecho a través de redes sociales.

Hay algunos precandidatos que esperan los tiempos, que han sido respetuosos de esos tiempos marcados por las autoridades electorales, pero otros, los más acelerados, tratan a toda costa de llevar agua a su molino, pero para disfrazar esa labor proselitista, aseguran en sus muros, en redes sociales que acudieron al o cual evento porque fueron “invitados” aunque sea todo lo contrario, un burdo montaje. A nadie invitan para que solo vaya a ver. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí