Cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta

La ausencia de Autoridad en la Delegación de La Pila, da la oportunidad a qué todo mundo haga lo que quiera, empezando por los mismos trabajadores que conforman la plantilla laboral de esta Delegación. Nadie hace su trabajo, la gente se queja de la falta de atención en los diferentes departamentos, el de la pipa vendiendo el agua a diestra y siniestra usando para ello los vehículos oficiales y los recursos de la delegación, un secretario general que ni en su casa lo conocen y es quien debería llevar los asuntos de la delegación ante la ya clásica ausencia del Delegado,  el Departamento de Comercio a la orden de los tianguistas, y así sucesivamente cada departamento sin pies ni cabeza.

La anarquía total impera en esta Delegación, los delincuentes se sirven con la cuchara grande sabiendo que no hay poder humano que los pueda detener, los robos a casa habitación son más frecuentes mientras los policías brillan por su ausencia, pero eso sí los de tránsito andan todos los días muy activos en la entrada principal parando los vehículos de carga pesada que se les ocurre pasar por ahí aunque existe un señalamiento que lo prohíbe colocado mañosamente en un lugar donde no pueden dar vuelta por sus grandes dimensiones

Tenemos el gobierno que nos merecemos.

El efecto de nuestros actos y mentalidad como sociedad, traen como resultado la gente que nos gobierna. Ellos representan toda esa serie de valores por los que nosotros votamos. Sí, ellos son un reflejo de nosotros nos guste o no, queramos ver la realidad o no. ¡Ah! Y también nosotros somos responsables de que ellos estén ahí.

Analicemos la sociedad en la que vivimos: Criticamos de todo en las redes sociales pero nunca actuamos, no hay compromiso como sociedad, no hay valor civil en este pueblo, si le pasa algo al vecino, que se chingue, pero si le pasa algo a Ud. ahí si pone el grito en el cielo y quiere una pronta solución, la prueba está en la fallida convocatoria para asistir a las oficinas de la Delegación a exigir que las autoridades municipales se pusieran las pilas e hicieran algo con el problema de inseguridad, pero sabe cuántos asistieron, NINGUN HABITANTE…., NADIE…., CERO…, salvo la persona que convocó. Está convocatoria había Sido hecha sin tintes políticos, sin grillas de partidos ni de grupos, se convocó a la sociedad que es la afectada directamente, pero no hubo respuesta. Entonces aquí pensamos que porque se molestan cuando un grupo de comerciantes o de ejidatarios hacen sus manifestaciones para exigir sus derechos?.

¿Qué más les puedo decir? Entonces, sí tenemos una sociedad así ¿de dónde queremos sacar a un gobernante honorable? Lo traemos de Europa como a Maximiliano o de Sudamérica como entrenador de futbol? Lo que tenemos es porque no hay de donde sacar más. Somos durísimos al criticar, criticamos al vecino, al político, al rico, al pobre, al atleta mexicano. Somos maestros de la burla en redes y de reírnos de la realidad, pero somos NADIE para actuar, estamos en una burbuja de confort que ojalá y algún día pase algo y la truene para despabilarnos.

Mientras tanto el Delegado Municipal Pedro Pablo Cepeda Sierra una vez más se ríe del Pueblo aunque para esto lo haga desde su escondite preferido, debajo de su escritorio escondiéndose, listo para negarse a atender a los CERO manifestantes.

P.D. Los temas ejidales están que arden, el presidente del Comisariado Espurio sigue con sus negocios Turbios, nos hicieron llegar documentos que así lo prueban.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí