El presidente interno de Perú, Manuel Merino, que asumió la presidencia el pasado martes tras la destitución de Martín Vizcarra renunció este domingo tras protestas.

Anunció su renuncia poco después de que el Congreso le diera un ultimátum. Si no dejaba el cargo, en seis horas convocaría una sesión para destituirlo.

La retirada de Merino se produce tras una semana de protestas en las calles, dos manifestantes muertos y las dimisiones de dos tercios del Gabinete la noche pasada.

“En este momento en que el país atraviesa una de las más grandes crisis políticas, presento mi renuncia al cargo de presidente de la república”, declaró en un mensaje televisado a la nación. Nada más terminar, se han oído cacerolazos y bocinazos en Lima.

La crisis política se agravó notablemente este sábado cuando dos manifestantes veinteañeros fallecieron y decenas resultaron heridos víctimas de la represión policial contra manifestantes que protestaban pacíficamente en el centro de Lima contra el Gobierno de Manuel Merino.

Es el segundo jefe de Gobierno que cae del poder en menos de una semana. El detonante de la maniobra para relevar de Vizcarra fue una acusación de la fiscalía por corrupción.

La salida a principios de semana de Vizcarra para ser sustituido interinamente por Merino fue una maniobra aprobada por el Congreso, pero considerada ilegítima por la sociedad civil y que no ha tenido el beneplácito de buena parte de la comunidad internacional. Inmediatamente desató una ola de movilizaciones que dura ya una semana.

Al menos 13 de los 18 ministros del Gobierno de Merino han dimitido a lo largo de la noche del sábado al domingo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí