Pues hasta el momento de redactar la presente información no se tenía aún decidido si acaso Santa María del Río pasaba a la lista de Pueblos Mágicos, se tenía mucha confianza en que eso se lograra, sin embargo aunque las autoridades tenían o tienen puesta la esperanza en que sí se haga, la ciudadanía es menos optimista, pues, aseguran, no se cuenta con la mínima infraestructura para recibir a los turistas, se requiere algo más que presentar árboles pintarrajeados, un reloj con un pésimo gusto decorado, con colores chillantes tipo de la película de Coco. En serio, así, es muy difícil se pueda lograr conseguir entrar al catálogo de Pueblos Mágicos, donde se cuenta con recursos para la promoción de los mismos, pero también se requiere que cumplan con una serie de requisitos y el entrar al catálogo, no les garantiza que siempre lo van estar, pueden ser sacados en el mismo primer año de su entrada a dicho catálogo.

Inauguración de la Casa del Rebozo

Quien de plano se ha visto muy desesperado en la búsqueda de votos, es el regidor Emmanuel Govea, pues cabalga varias jornadas parta darse sus baños de pueblo, obviamente también lleva quien le tomen las fotos y lo proyecte como un regidor que se preocupa por su gente, y para demostrar que le interesa la gente de los lugares más apartados de cabecera y que además cuentan solo con veredas para entrar o salir de esas localidades, enclavadas en la sierra. En redes sociales se acaban al regidor y se puede leer que felicitan a los habitantes de las localidades de la serranía por tomar fotos del aún esbozado candidato, porque, dicen, fue la primera y de seguro será la última que le mirarán en esa región. 

Muy preocupados se encuentran los ahorradores de este municipio y de no pocas cabeceras municipales de la región, luego que se dio a conocer la revocación de la autorización para operar de la Sociedad de Ahorro y Préstamo Reforma, así, al ser notificados de esa determinación los funcionarios de la sucursal que operaba en este municipio, de inmediato cerraron las puertas de la sucursal. Pronto se hizo del dominio público el problema por el cual pasaba, en esos momentos dicha institución. Lo malo fue que todo fue tan sorpresivo, pero era previsible, ya tenían los directivos un ultimátum. Cuando la gente se dio cuenta, fueron a la institución a tratar de retirar sus ahorros, pero ya nada podían hacer, las puertas habían sido cerradas. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí