Una de las tradiciones más emblemáticas de la cultura mexicana es la instalación de nacimientos navideños, con los que se pretende recordar el natalacio del Niño Jesús en Belén.

El árbol de Navidad y el nacimiento Belén se han convertido en dos elementos básicos de decoración en los hogares que disfrutan del espíritu navideño.

La tradición se viene realizando desde hace décadas y de acuerdo a quienes lo realizan, esta escena bíblica la representan a escala.

Algunos de los entrevistados también lamentaron la pérdida de costumbres en la sociedad mexicana, que “cada día se olvidan más de lo que se celebra el 24 de diciembre”, porque están más ocupados en lo que van a regalar ese día o a ropa que van a estrenar.

“Es triste que hoy los nacimientos ya no son lo de antes, ahora la gente acostumbra a ponerlos unos días antes del 24 y lo quitan rápido”, dijo Raquel Rojas.

Las características mínimas de un nacimiento son la instalación del Misterio, integrado por José, María y el Niño Dios; además del Ángel Adorador, los Reyes Magos, los pastores y animales, sin faltar detalles como un pozo o un puente que cruza un río y el pesebre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí