La noche del sábado 10 de julio un grupo de jóvenes que, salieron de fiesta en la zona del centro histórico de la capital potosina a un antro llamado Musela, resultaron intoxicados con escopolamina disuelto en sus bebidas embriagantes.

Esta droga es una sustancia incolora e insípida que se administra vía oral o cutánea que se puede impregnar en un periódico, una servilleta, con un abrazo, un beso, oliendo un pañuelo, un soplido o manejando un billete, dulces, chocolates, refrescos, café o licor y cigarro.   

En la mayoría de casos, la droga es utilizada para cometer delitos, con el auspicio de la propia víctima.

Delitos que van desde el robo de pertenencias, claves de cuentas bancarias; robo a casa habitación, secuestro exprés con la finalidad de sacar dinero de los cajeros, hasta delitos de carácter sexual.

Tras el desmayo de uno de los jóvenes, estos arribaron a una clínica para tratar de forma urgente la intoxicación grave que resulto en secuelas como ceguera parcial, arritmia y otros fenómenos como resultado de la inhibición del sistema nervioso parasimpático.

Al fin de la redacción de esta nota, el joven aun se reporta como grave.

Seguiremos informando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí