Los diputados sumisos a Gallardo


No cabe duda que el sistema político mexicano está harto jodido. Se había comentado ya en otras entregas, pero cada que vez más así lo demuestran los actores que se dedican a tal actividad en nuestro estado. Aun ni toman protesta los nuevos legisladores potosinos y ya se pusieron de rodillas ante el Gobernador electo, Ricardo Gallardo Cardona. La fracción de MORENA, en el poder legislativo local se cuadró presurosamente ante el nuevo mandatario, por lo que, sumados a otros partidos aliados, tendrán una mayoría simple que podrá avalar los designios del llamado “Pollo”.


A los morenos no les fue nada bien en las pasadas elecciones, pero aun así lograron colocar tres diputados plurinominales. Vamos, tres legisladores que les regala el sistema político, pues no ganaron ni un sólo distrito en las urnas. Cuauhtli Badillo Moreno, Lidia Vargas Hernández y Antonio Lorca Valle, fueron los agraciados y nuevos aliados de Gallardo Cardona, según lo anunciaron en rueda de prensa, donde junto con los diputados electos del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), del Partido del Trabajo (PT) y del Partido Nueva Alianza conforman un bloque de 14 de 27 curuleros.


Pretextando una gran alianza legislativa en beneficio de la ciudadanía potosina, los legisladores morenistas se pusieron a las órdenes del Gobernador y serán tres más a su servicio, lo que le permitirá a Ricardo Gallardo tener prácticamente el control del Poder Legislativo, aunque para alcanzar una mayoría calificada aun le harán falta cuatro diputados más.


No entienden los morenistas, ni los demás legisladores del Verde, PT y Nueva Alianza, que el Congreso del Estado debe ser un contrapeso al Poder Ejecutivo, no un tapete del Gobernador, pero lamentablemente con este acto se vislumbra la sumisión que marcará su gestión y, seguramente, pasarán sin pena ni gloria, tal y como sucedió con sus compañeros que están por terminar sus funciones en la actual legislatura.


Lo dijo el coordinador de los diputados de MORENA: “Si le va bien al Gobernador, le va bien a San Luis”. En eso estamos de acuerdo, pero para que le vaya bien al mandatario, debe de haber contrapesos. Frenos y figuras políticas que le ayuden a seguir un adecuado rumbo y puedan ayudar a que Gallardo no pierda el rumbo con tanto poder que ahora tiene y que no será fácil manejar, menos en alguien que ha estado marcado por signos autoritarios y por una política electorera, donde priva el pan y circo a los ciudadanos.


Cada que se termina una gestión el Congreso del Estado, queda un poco de esperanza y se creé que las cosas cambiarán y hasta serán mejores con nuevos legisladores, pero se da el relevo de políticos y la realidad nos abofetea la cara. Llegan nuevos personajes, peores que los anteriores. Sin formación política y sumisos hasta la medula ante el poderoso Gobernador en turno.


No entienden los diputados que tienen ante sí, una gran oportunidad de pasar a la historia como aquellos que colaboran a un adecuado Gobierno, marcando la pauta para que el Gobernador no se vuelva loco. Que no se convierta en el único que dicta como se destina el presupuesto y como se mal gastan los recursos de los potosinos, pues sabemos que así es en el poder. Hay una figura central que es el Gobernador y los demás prácticamente se convierten en sus empleados, cuando la realidad es que debe haber tres poderes independientes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.


Los citados diputados de MORENA, Cuauhtli Badillo Moreno, Lidia Vargas Hernández y Antonio Lorca Valle, pronto enseñaron el cobre y no se ve por donde pudieran rectificar el camino. Los dos primeros vienen de ser legisladores federales, en donde pasaron de noche por la cámara sin que se les conozca iniciativa destacada alguna o una gestión de relevancia para San Luis Potosí.


De Antonio Lorca, se tenían más expectativas. Empresario sin una necesidad aparente de dinero, se pensaba que podría ser una oposición fuerte, pues busco ser candidato a la Gubernatura y aunque no lo logro, hizo algunos pronunciamientos interesantes y fuertes durante su campaña. Sobrino de la esposa del actual Gobernador, Juan Manuel Carreras López, ha estado cercano al poder y al parecer así seguirá.


En fin, que la mentada alianza legislativa denominada “Juntos Haremos Historia”, bien podría llamarse: Los diputados sumisos a Gallardo. No habría ninguna diferencia pues sólo trabajarán para el Gobernador Gallardo, ya los intereses ciudadanos se quedarán en el olvido como sucede cada tres años. Prometen la luna y las estrellas y nunca pasa nada, pero olvidan que son muchos los legisladores que con su actuar sumiso, terminan su gestión y se van directito al basurero político de la historia.


Resta esperar la actitud que tomarán el resto de los diputados tanto del PRI, PAN, como de Movimiento Ciudadano, Conciencia Popular y Redes Sociales Progresistas, para determinar si forman otro bloque, este si, opositor al Gobierno o al igual que los sumisos a Gallardo, se ponen de rodillas a esperar y avalar los designios del nuevo todo poderoso de la entidad.


En total son 27 miembros del Poder Legislativo que, de entrada, se andan ya repartiendo los puestos que existen al interior del mismo, pues otra de las linduras que hay en ser diputado, es que se tiene una pequeña agencia de colocaciones para sus amigos, compadres y familiares que, por tres años se apropian del Congreso sin importar capacidad o perfil alguno.


Insistimos, el sistema político está harto jodido y así seguirá hasta que el monopolio siga en manos de los partidos políticos y existan fuertes trabas para que los candidatos independientes puedan aumentar y consolidar proyectos políticos realmente ciudadanos, pero es un tema complicado que ya estaremos abordando más a detalle, mientras a esperar que se lleguen los tiempos para el relevo en el Poder Ejecutivo y Legislativo y vislumbrar lo que viene para San Luis Potosí.


Ya decíamos en otras ocasiones, pobre de San Luis, tan lejos de Dios y tan cerca de sus políticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí