Por María Luisa Paulín

Enrique Galindo Ceballos recibe la ciudad territorialmente destrozada; socialmente abandonada; brutalmente insegura; inexplicablemente oscura; burdamente traicionada; y enferma gravemente, de una corrupción que no puede quedarse sin castigo.

Con elegancia discursiva, el nuevo presidente municipal de San Luis Potosí describió la herencia que recibió de manos de Xavier Nava Palacios convertido ahora en vergüenza para la democracia potosina cuya paternidad se abroga desde 1961 a la familia Nava, amparada en la lucha del líder civilista, Salvador Nava Martínez.

Enrique Galindo representa ahora la única figura política de oposición con esperanzas de futuro, pero él permanece con los pies en la tierra, sabe lo que es tener poder y sabe también lo que es dejarlo, así que resulta difícil que se impresiones con los halagos que le reporta el ser presidente municipal de la capital potosina.

Enrique Galindo representa un proyecto de supervivencia y de futuro para el PRI y para el PAN, de su desempeño depende el futuro y de su equipo los resultados que con urgencia reclama la ciudad que nos dejó la mafia de Xavier Nava que, como dijo el propio Galindo con elegancia, deberá pagar por diversos hechos con apariencia de delito que cometieron el ahora ex alcalde, su tesorero Rodrigo Portilla, su secretario general Sebastián Pérez, Alfredo Lujambio su lugarteniente y su jefe de desarrollo Social, Oscar Valle.

Galindo no tiene que ser estridente, no amenaza, no advierte, no gastará energías en litigar públicamente las cuantiosas irregularidades que encontró.

Para proceder tiene a un viejo lobo de mar como lo es Fernando Chávez Méndez y a un abogado de alcurnia como lo es José Mario de la Garza, altamente influyente en tribunales que además dispone de un equipo de juristas administrativos y penales que ya arman sendas demandas.

José Mario procura tener bajo perfil, pero es de los más cercanos al maestro, como le dicen al alcalde. El hombre exhibe una humildad que poco se le conocía, sirve callado y discreto al edil y al resto de sus compañeros.

Galindo rescató a un buen número de colaboradores del ex gobernador Juan Manuel Carreras, paga cuotas y se dobla, pero no se quiebra ante los embates de grupos como el del empresario Pablo Valladares por primera vez en desgracia política.

Es así como incorporó a Erika Velázquez como jefa de recursos humanos, la dama le sabe al tema y aunque ella quería quedarse con la oficina de atención a la mujer, ese lugar se le entregó, en justicia, a Guadalupe Almaguer Pardo.

Bety Benavente se amarró a la dirección de comercio y tendrá que dar resultados, a la primer borrachera o desfiguro que haga en los antros o espectáculos artísticos, será relevada del cargo. Galindo es un hombre disciplinado y exigente y obviamente debe cuidar su imagen y honrar los compromisos que hizo con los comerciantes del centro histórico y de los mercados.

Luis Fernando Alonso es de lo mejorcito que tuvo Juan Manuel Carreras, ejemplo de disciplina en su persona, este muchacho será jefe del deporte municipal y tiene mucho por hacer.

Las presiones para designar a Gerardo Aldaco como director del INTERAPAS el organismo operador del agua, donde existen grandes problemas, no ha permitido el relevo en el organismo. Galindo se juega todo en este nombramiento.

El señor sabe de manipular universitarios inocentes, de timar alcaldes, de agredir a mujeres, pero del agua no ha de saber siquiera cual es la fórmula de que se compone el vital líquido.

Galindo armó un buen equipo; Ángel Castillo como jefe de asesores tiene toda la experiencia y ahora la madurez que le permite aterrizar todo y eso facilita mucho la labor de los gobernantes.

Los delegados de Pozos, La Pila y Bocas tienen encomiendas muy claras, pero sin duda Jorge García Medina, quien tendrá los reflectores encima porque es Pozos el polo de mayor desarrollo inmobiliario con futuro en la capital potosina.

En el gabinete de desarrollo social, Galindo apostó por la experiencia con Jorge Viramontes, se trata de un hombre trabajador que conoce las reglas de operación y, sobre todo, sabe lo que hay que hacer en las zonas más pobres de la capital.

Ricardo Pérez Castillo, ex presidente de la Unión de Usuarios de la Zona Industrial, UZZI, tiene como tarea crear el instituto municipal del emprendedor en tanto que el doctor Jaime Chalita irá a Desarrollo Económico. Se cree que ambos harán un gran equipo.

Galindo honra su amistad con Octavio Pedroza el ex candidato a gobernador y rescata a Ángeles Rodríguez y a Waldo Luna.

Eduardo Marceleño volvió a sus buenos tiempos de jefe de prensa, recuperó operatividad y efectividad, pero antes tuvo que sentir el rigor de su superior en cuanto a orden y disciplina. Es hoy de los más confiables colaboradores del alcalde.

Se nos quedan algunos en el tintero, pero lo cierto es que el equipo de Galindo inspira confianza, experiencia y capacidad, esperamos que puedan tener un buen desempeño.

Galindo es pues una especie del último de los mohicanos, el único que puede mantener viva la esperanza de vida del PRI y del PAN. Que la suerte lo acompañe.

P.D.1.- Muy metidos en un encuentro cercano nos encontramos al recién llegado secretario de desarrollo económico, Arturo Segoviano y al diputado de MORENA, Toño Lorca, muy serios y formales ellos comieron en el restaurante de Mochomos. Por cierto, ¡Se come rico!

P.D.2.- Que la contralora general del Estado, Lilia Villafuerte Zavala ya no ve lo duro sino lo tupido con el tema de la entrega-recepción del gobierno del Estado. La estilosa funcionaria anda entre lobos en la dependencia donde siempre ha podido más la maña que la fuerza. Creo que nadie les ha dicho a los nuevos titulares de despacho que hay una ley muy pequeña que debieron leer antes.

P.D.3.- Y hablando de mujeres, el lunes los deportistas que asisten al parque Tangamanga se amotinaron en la entrada de av Chapultepec porque se les olvidó abrir, como siempre, a las 6:45. Doña Vania Moreno Solano, directora de los parques tuvo que llegar casi en pijama a resolver el entuerto.

P.D.4.- Dicen que en el Ayuntamiento descubrieron que el ahora ex alcalde, Xavier Nava por sus puros pantalonzotes reestructuró la deuda que tenía el Ayuntamiento de la capital con Bansi y, ¡adivinaron! lo hicieron con Banorte. Así las cosas, las arcas que recibió Enrique Galindo tendrán que aguantar vara y por lo menos las próximas dos administraciones porque el crédito quedó pactado hasta el 2029. ¿Quién cree que hizo un negocio?

P.D.5.- En la SEDUVOP parece que se andan llevando al baile a Leticia Vargas Tinajero, dicen que hay empleados que se burlan bien a gusto por su desconocimiento de algunas cosas. Dejen que aprenda y verán.

P.D.6.- En el INVIES tienen listos 25 cheques para liquidar personal y en la Promotora del Estado la administración de Gallardo no ha enviado a nadie a recibir. De por si son flojonazos, imagínense sin jefes.

P.D.7.- David Medina comenzó con el pie derecho en Ciudad Valles, el hombre está acostumbrado a trabajar así que ya despliega diversos proyectos para la Puerta Grande de la Huasteca.

Hasta la próxima.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí