A inicios de esta pandemia el Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que la llegada del Coronavirus “le caía como anillo al dedo para afianzar el propósito de la transformación” del Gobierno que encabeza.

Si anillo al dedo se entiende cómo hacerse promoción con la entrega de apoyos a mexicanos que han perdido su empleo o que han visto reducido sus ingresos de manera alarmante por el Coronavirus, el Presidente tiene razón la pandemia llegó en un momento oportuno.

Es obvio que el mandatario tampoco podía evitar caer ante el gusanillo de la promoción personalizada con cartas firmadas por él para los beneficiarios de programas sociales. A los ciudadanos les tiene que quedar claro que tienen un gobernante de buen corazón. Si el personal médico no tiene los insumos suficientes para hacerle frente al Coronavirus, no es importante porque no son la base de la población que emitirá su sufragio en el 2021.

“El INE dictó medida cautelar para que el IMSS detenga la entrega y difusión de cartas firmadas por el Presidente de la República a beneficiarios de créditos por COVID-19. Ello porque se violaba el artículo 134 constitucional que prohíbe promoción personalizada de servidores públicos”, señaló el Instituto Nacional Electoral en sus redes sociales.

Sin embargo, el Presidente de la República no es el único. Uno de los más obvios en San Luis Potosí ha sido el Diputado Federal Ricardo Gallardo Cárdona, ahora aliado de Morena y de la Cuarta Transformación. Con la mira puesta en el 2021, el Coronavirus es algo que no se podía desaprovechar.

Aunque no hay una cura o vacuna para la pandemia, el legislador federal tuvo a bien repartir naranjas y limones en diferentes colonias populares de la ciudad para que los ciudadanos mejorarán sus defensas contras las enfermedades de las vías respiratorias al consumir la vitamina c y fortalecer su sistema inmunológico; de esta manera estarán mejor preparados para enfrentar el Coronavirus, según el legislador.

Como los cítricos no eran suficientes, también regaló miles de litros de gel antibacterial y cloro con la leyenda del legislador y del Partido Verde. Con brigadas como si fuera campaña, se regalaron en botellas de plástico con su nombre en los cruceros y hasta en los camiones urbanos.

En el afán por hacerse notar. El Diputado Federal también regaló túneles sanitizantes rotulados con su nombre.

Pero hay un detalle. La Secretaria de Salud tanto del Gobierno Federal como del Estado no recomiendan su uso porque pudiera resultar contraproducente. La inhalación de sustancias desinfectantes puede causar, entre otras cosas, daños a las vías respiratorias, tos, estornudos e irritación de los bronquios, desencadenar ataques de asma, producir neumonitis química e irritación en piel, ojos y mucosas.

Las autoridades sanitarias señalan que estás tecnologías podrían generar una falsa sensación de seguridad de las personas y descuidar medidas básicas de prevención como lavado frecuente de manos, uso de etiqueta respiratoria y mantener una sana distancia, que es lo que está comprobado que funciona.

Para el Arzobispo de San Luis Potosí Jesús Carlos Cabrero Romero, los políticos que entregan apoyos personalizados a la ciudadanía para buscar votos, es algo muy vulgar, que demuestra un espíritu “pobre, mezquino y malvado”.

No se debe jugar con la vida de las personas con necesidad y mucho menos a buscar su voto en las próximas elecciones de 2021. “Para qué se les ponen marcas a los apoyos, pues más que denotar algo positivo, evidencian que no les interesan las personas, sólo hacerse promoción”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí