VILLA DE REYES, S. L. P. – El inicio de la semana pasada se confirmó, por parte de las autoridades de salud, la primera víctima mortal por COVID-19 en este municipio, donde quedó al descubierto que hubo negligencia para realizar su traslado a una clínica de la capital del estado y también de personal de esa clínica al negarse a recibirla para prestarle la atención médica requerida.

Se dio a conocer que al parecer hubo poca disponibilidad de parte de los operadores de la ambulancia del Centro de Salud, de San Cristóbal, pues se asegura que no actuaron con la prontitud que el caso requería y  el traslado de la víctima, una mujer de 68 años de edad, a la clínica 50 del Instituto Mexicano del Seguro Social, en la capital potosina se hizo con bastante retraso.

Finalmente se realizó el traslado, pero cuando llegaron a la clínica antes mencionada, el personal de ese lugar se negó a brindarle hospitalización, la única respuesta fue que lo harían hasta la activación del código azul. Pero el cuerpo de la mujer no resistió y ocurrió el deceso, ante la impotencia de sus familiares.

De acuerdo a los datos clínicos, se supo que la ahora occisa era portadora de COVID-19, las autoridades sanitarias de inmediato, tras tener la confirmación, procedieron actuar en consecuencia. La familia y el personal paramédico, encargado de trasladarla a la capital, fueron puestos en cuarentena, mientras que la ambulancia ya fue sanitizada para evitar que el virus permanezca allí y contagie a más personas.

Mientras se continúa con la difusión de programas de prevención, para crear conciencia entre la ciudadanía, de que el virus es real y aunque ya se reiniciaron algunas actividades no esenciales, el problema no se encuentra controlado, sigue y persiste.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí