Las encuestadoras telefónicas ya están operando para saber las opiniones de los electores sobre los perfiles para gobernador y alcaldía capitalina. En ellas se pregunta sobre el alcalde capitalino para candidato a gobernador por el PAN, pero Xavier Nava Palacios toma cada vez mayor distancia del partido que lo postuló.

A inicios de semana, una encuestadora telefónica recopiló respuestas sobre la idea de Xavier Nava Palacios como candidato a la gubernatura por… Morena, el partido del presidente. 

Y al cierre de semana, la misma casa, -pues la voz del audio encuestador y el método son los mismos-, preguntaba por opciones panistas para la alcaldía capitalina y por candidato a gobernador. Para la presidencia municipal de San Luis Potosí planteaba cuatro opciones: Xavier Nava Palacios, Alejandro “Boris” Lozano, Sonia Mendoza Díaz y el comisario de la Policía Federal y ex aspirante a gobernador por el PRI, Enrique Galindo Ceballos.

También preguntaba por qué partido votaría para la gubernatura, con tres opciones nada más.  

Ni los colaboradores de Nava, ni en el Comité Directivo del PAN, admiten tener relación con esas encuestas, pero sí no dejan de lado el interés cuando se les platica. Ya son los tiempos de irse alborotando con las opciones. También son tiempos de definiciones y es evidente que la distancia entre el PAN y su “producto estrella” de la elección de 2018 en la entidad, el alcalde capitalino Xavier Nava, se ha hecho mucho más amplia.

En esa situación se circunscribe el extrañamiento del CDE panista al secretario general del CEN, Héctor Larios Córdova, por supuestas declaraciones en favor de la posibilidad de Nava Palacios como candidato a gobernador.

La dirigencia local consultó directo al CEN y no obtuvo un “no” por respuesta para hacerlo. Básicamente, se encargó el presidente estatal como la voz de la Comisión Permanente del Comité Directivo.

El distanciamiento de Nava con quienes dirigen el PAN, y con panistas, conforme pasa el tiempo hacen pensar que al alcalde los palos se le van acumulando en las ruedas de la carreta.

Finalmente sus amigos influyentes del PRD ahora lo son más influyentes en el gobierno de López Obrador y en Morena. Un ex funcionario federal panista nos hacía sus pronósticos: por la gubernatura van Nava, por Morena, y Octavio Pedroza Gaitán, por el PAN, en la previsión de que avizoran un rompimiento definitivo del alcalde con los blanquiazules. Se llevan mal y se acusan de todo.

Los panistas se quejan de la no inclusión de militantes del partido que registró a Nava. La dirigencia estatal a su vez se queja de la actitud, sobradita, de Nava y sus más cercanos colaboradores.

Los enojos blanquiazules no se han quedado en la quejadera. De ahí se explica la puesta a circular del ex diputado local Alejandro “Boris” Lozano González. Quieren que agarre tamaño entre la sociedad y sectores tradicionales. En eso anda don “Boris”.

La carta de “Boris” no solo le disputa espacios a Xavier Nava Palacios, también a otra figura que no los deja muy cómodos: el ex senador y ex alcalde capitalino Octavio Pedro Gaitán. De Octavio hay ya historial de encuestas vía telefónica en donde los ponen o como ganador o como rival, y no sale nada mal. 

El senador Marco Gama aprieta, hace evento aquí y ruido allá, pero no levanta todavía lo que lleva de tiempo y esfuerzo invertidos. Algo no ha hecho bien que sólo él puede saber qué es. Y corriendo a otro paso, alentado por sus paisanos huastecos, el diputado Rolando Hervert Lara, del tingo al tango, algo ingenuo, pero sin historial de pleitos pasados que le pesen. 

Pero mientras Xavier Nava se acaba de bronquear con el partido que lo registró para la alcaldía capitalina, porque no tuvo modos para despedir a una panista, porque los regidores blanquiazules juzgan que los trata “como a empleados” o porque hay detalles de adquisiciones y obras de las que no tienen todo claro, hay una situación que les mete cierta duda para romper de una buena vez: la pandemia le ha dado al alcalde capitalino la oportunidad de mantenerse muy visible con algo que no se le puede reprochar: trabajo, atención y acciones como autoridad local. Puede convertirse, él sí, en el candidato imprescindible, por el PAN o por Morena.

Queda además la posibilidad de un acuerdo con el jefe real del PRI en San Luis, Juan Manuel Carreras, para el 2021, con reparto de espacios incluido. Y Carreras ha trabajado sin sobresaltos con Nava y con el gobierno de la 4T, al menos nunca en público. El PAN abre un canal para que Carreras vaya con ellos, falta que el gobernador tenga preferencias para escoger y sólo esté dispuesto a apoyar a cierto perfil.

Es posible también que la destorlongada Morena postule al secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, una figura a la que Carreras no le haría el feo. No sabemos si el gobernador es bueno para el dominó, pero igual y en aras de un juego de alto riesgo, como corresponde al jefe de un partido que ya no tiene mucho qué perder, aplique “la cantinera” para cerrar juego de los dos extremos de la tira. Lo mismo con Morena que con el PAN. 

Y tan fresco.

EXPERTA ELECTORAL. Por años, la abogada Lidia Argüello ha sido el cerebro de los litigios en materia electoral del PAN estatal, ligada al diputado Rubén Guajardo Barrera. Ocupa por ello esa cartera en el Comité Directivo Estatal panista. A propuesta de Guajardo, es que ocupó la Dirección del Instituto de Investigaciones Legislativas del Congreso del Estado.

LÓGICAS DE REPARTO. En el Poder Legislativo es práctica que los espacios en cargos se distribuyen como pago de acuerdos por bancada, y éstas a su vez los reparten en función del peso político de cada diputado. Guajardo impulsó a Argüello para el Instituto, según le concedió su bancada. Y ese tipo de posiciones así se quedan, salvo que sus impulsores decidan hacer cambios. 

¿LE VA A NAVA? Por razones que los compañeros legisladores panistas de Guajardo dicen no saber, el impulsor de Lidia cambió de opinión respecto a la permanencia de ésta. En apariencia, se le ubica ya decantada por el alcalde capitalino, Xavier Nava Palacios, para la candidatura a gobernador por el PAN, aunque no sea panista. Que ese es el motivo de su remoción.

PAGAN OTROS. El trabajo de ordenar que se preparara su salida fue del líder de la bancada, Rolando Hervert, con las consecuencias ya sabidas al cierre de la semana. La abogada, que sigue siendo la titular de defensa electoral del CDE, culpó al presidente estatal del PAN, Juan Francisco Aguilar, y a Hervert.

NO SE LES OCURRE NADA. La pandemia sorprendió con el cerebro seco como bacalao al Poder Judicial local, según es posible advertir de los reclamos de abogados por la paralización de actividades. El federal funciona con muchas limitaciones, pero algunos juzgados y tribunales trabajan.

TENÍA QUE SER. Si se toma en cuenta que antes de la pandemia el Poder Judicial ya estaba bastante atrasadito en tecnología y en transparencia, no extraña que el paro sanitario por coronavirus no le deje ni para una actuación marginal. Ni siquiera tiene un seguimiento abierto al público en internet de los procesos y de los dictámenes, cuando en el Federal sí es posible dar seguimiento a los casos y obtener las sentencias. Con tanto recurso y envejecido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí