TIERRA NUEVA, S. L. P. – Pese a la prohibición, por parte de las autoridades estatales para no celebrar actos masivos en ninguna parte, ello incluye servicios religiosos, en días pasados se celebró en la parroquia de San Nicolás Tolentino una misa de cuerpo presente, hecho que fue comentado entre los vecinos y ha servido para que algunos escépticos con respecto al COVID-19, aún duden más que efectivamente existe.

Pero no fue una Misa de Cuerpo Presente normal, según dijeron algunos vecinos, pues las campanas no Llamaron a misa de difunto, varias personas señalaron que había gente hasta en el atrio, otras indicaron que sí, pero fue porque adentro, en el templo, se encontraba solo el féretro con la persona difunta, pero otros más señalaron que estaban afuera porque ya adentro del recinto no cabían.

En la capital del estado algunas agencias funeraria que no hicieron cumplir lo ordenado, con respecto a no llevar a cabo velaciones, fueron multadas y algunas clausuradas, por la no observancia de las normas emergentes que en su oportunidad fueron tomadas por las autoridades sanitaras, en este caso por la COEPRIS. Varias de ellas presentaban en sus puertas los sellos de clausura.

Las instrucciones que se dieron fueron definitivas; todos debían acatarlas. Incluso los templos en la capital también fueron cerrados, pues la pandemia es real y, lo peor; no se vislumbra que esté pronto el regreso a la vida normal, en mediano, o corto plazo y, es precisamente, por no acatar las disposiciones oficiales de guardar sana distancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí