Cuando Gonzalo Martínez Corbalá era gobernador de San Luis Potosí, todo poderoso amigo del presidente Carlos Salinas de Gortari contaba una anécdota: Decía que cuando los potosinos morían, iban al cielo. San Pedro les preguntaba de dónde venían, al escuchar la procedencia abría las puertas y les decía: “Pásale cabrón, a ver si te gusta”. Hoy pasa lo mismo, pero ahora al episodio se le conoce como coalición.

En MORENA los aliados de Xavier Nava (precandidado del PAN) reventaron la coalición con el Partido Verde aunque eso les cueste el triunfo no solo en la gubernatura sino en los siete diputaciones federales de las cuales el partido del presidente solo tienen una de mayoría, la de Ricardo del Sol que ganó el cuarto distrito con cabecera en Valles en el proceso del 2018.

MORENA electoralmente no tiene parque, gobierna tres municipios menores: San Nicolás Tolentino, Tamuín y Tanlajás. Tampoco tiene figuras locales o regionales que garanticen triunfos electorales y abonos importantes al candidato a gobernador.

Los diputados locales salieron “corruptitos” se venden por poquito, son estridentes y evidentes en su sometimiento a los deseos del gobierno. A estas alturas se sabe cuanto vale el voto de Marité Hernández, de Pedro Carrizales, Consuelo Carmona, Alejandra Valdez, Rosa Zúñiga y Angélica Mendoza.

De los cinco legisladores federales plurinominales que tiene el partido guinda por San Luis Potosí ninguno ha conseguido figurar, excepto para hacer negocios y mejorar sus guardarropas. Ahora, Cuauhtli Badillo, Martina Cázarez, María Luisa Veloz, María del Carmen Quiroz y Nayeli Vargas lucen ropita nueva, calzado lustrado y comen en finos restaurantes pero de trabajo político no tienen nada, nadie los conoce y no les ha interesado abanderar las causas de los campesinos, los trabajadores, los desempleados, las víctimas de inseguridad,  y mucho menos a aquellos que sufren por la falta de ayuda social y atención a la salud.

Sin trabajo con los votantes, MORENA quiere ir por la gubernatura, pero son tan primitivos en su formación política que nadie les gusta, nada les embona y nadie los merece.

La coalición que intentaron hacer con el Partido Verde nació muerta, los verdes gobiernan cinco municipios, Matehuala entre ellos y los que ganó el gallardismo con el PRD fueron 9 pero no todos se fueron al verde, sin embargo, las alianzas de facto que ha venido tejiendo Ricardo Gallardo, precandidato a gobernador, incluye diversos liderazgos locales y regionales, algunos priístas y panistas maltratados o marginados.

Morena electoralmente en San Luis Potosí no tiene valor, alimentan sueños de triunfo en el trabajo del presidente y los programas sociales que maneja el super delegado Gabino Morales; fuera de eso no construyeron nada y es tarde para ello.

Si acaso es Primo Dothé el senador de primera minoría que tiene labor de años en la huasteca, aliado del gobierno, alineado siempre con el ex gobernador Horacio Sánchez pero con los años ha lastimado liderazgos que no piensan darle apoyo.

Primo construye nuevas alianzas, una de ellas con el presidente municipal de Tamazunchale, Toño Costa, que le ha jurado amor eterno mientras le es infiel con el PAN y por momentos con el PRI.

Las coaliciones no son garantía de nada, en el 2018 la que construyeron el PAN y el PRD fue un fracaso, los candidatos aparecían juntos en los tapancos pero se daban a llenar por todos lados, eso explica que Guadalupe Almaguer ganó en la mesa su curul igual que Marcelino Rivera. Josefina Salazar fue la única que ganó holgadamente. Ya en funciones están juntos, pero no revueltos, están contra el presidente.

La Coalición “Sí por san Luis” que pretende asegurar el triunfo y con ello la gubernatura en el 2021 está en problemas. Por ser gobierno el PRI debería tener mano en la imposición del candidato pero el PAN cree tener el privilegio porque están arriba en las encuestas.

El PRI y el PAN caminan en procesos internos para que cada uno ponga en la mesa una propuesta, someter los perfiles a una encuesta y finalmente dejar a la popularidad la designación del abanderado.

En los grupos de poderes fácticos prácticamente han descartado todos los perfiles que están en precampaña. Guardan, dicen los allegados, dos cartas: Gustavo Puente Orozco, secretario de desarrollo económico del Gobierno del Estado y Juan Carlos Valladares Eichelman.

Entre la militancia del PAN, Marco Gama tiene cierta ventaja, en la del PRI, Joel Ramírez, actual secretario de educación suena como favorito.

La coalición por San Luis pende de los ánimos blanquiazules, en el PRI la gente se disciplina y los que se ponen listos aseguran candidaturas aunque vayan directo a perder, a cambio de que luego los compensen con una chamba en la alta burocracia.

Y mientras unos y otros se aferran a criminalizarlo, Ricardo Gallardo sigue caminando en su afán, aparentemente hay un rompimiento con MORENA en las altas esferas pero el forcejeo apenas comienza. Gallardo sabe que las coaliciones son de ficción, ya tiene experiencia en eso y se conduce con pies de plomo.

Lo cierto es que la soberbia de los actores coalicionistas llevará a resultados inesperados considerando además, que el abstencionismo será superior al 50 por ciento.

Una cosa es segura en política el último segundo es el que cuenta a la hora de tomar decisiones.

P.D.1.- Que en Tamazunchale, el precandidato del PAN, Xavier Nava, mandó cancelar un evento programado para celebrarse en el Hotel Tamazunchale. Esperaban 50 personas pero no llegaron ni 10. Está claro que el suspirante no acaba de hacer química con la militancia del PAN. Jaime Galván es un cartucho muy quemado con la gente. Por cierto, cercanos a la campaña aseguran que comienzan las diferencias entre el coordinador Oscar Valle y el precandidato. Shiales! Ni aguantan nada.

P.D.2.- Cuentan que el ex alcalde de Vila de Reyes, Juan Gabriel Solís “Panchillo” irá como candidato a la presidencia municipal por MO-RE-NA. Erika Briones debe poner sus barbas a remojar porque sí que sus cercanos se despachan con la cuchara grande.

P.D.3.- Por instrucciones del gobernador este diciembre le darán las gracias a todos los candidatos perdedores de la elección del 2018 que fueron favorecidos con una aviaduría en gobierno del Estado. No trabajan pero hasta achichincles tienen en la nómina. Dicen que el oficial mayor, Jorge Daniel Hernández Delgadillo, encontró una mega lista de políticos en desgracia en función de aviadores profesionales pero se acabó el sexenio así que hay que comenzar a limpiar la casa.

P.D.4.- Juan Ramiro Robledo ha comenzado su precampaña a gobernador por MORENA, promueve su actividad en videos mostrando algunos datos históricos de la capital potosina. El más divertido es el del Mercado República donde se le ve saboreando un delicioso menudo. Por su cara se ve que está bien enchilado. A propósito. El reto de Robledo es convencer a los milenials que son la fuerza bruta del partido guinda.

Hasta la próxima.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí