Bueno, pues ya se logró la inclusión de Santa María del Río, en el listado de “Pueblos Mágicos”, ahora se podrá acceder a los beneficios que ello contrae, además de las obligaciones, porque en este mundo nada es gratis. Será promocionado el municipio a nivel nacional y mundial se aplicarán millones de pesos en ese rubro, para lograr el mayor número de visitantes, lo cual contribuirá a lograr una buena captación de recursos económicos por la derrama que dejarían los visitantes, tal y como sucede en el resto de “Pueblos Mágicos” que son promocionados, pero a cambio, las autoridades deberán un giro de timón, porque así, como actualmente se encuentra, principalmente el Centro Histórico, a contadas personas le quedarán ganas de volver. No para ver el mismo estado de cosas. 

No existe infraestructura hotelera para ofrecer a los visitantes, tampoco visitas guiadas a los lugares históricos, que serían contados; El Arquillo, La Presa del Amparito, acaso Ojo Caliente, tampoco hay lugar, en el centro, para estacionamiento de vehículos, bueno sí, para decenas de motocicletas que bloquean las entradas a los comercios y algunos comerciantes que con mostrencos apartan “sus lugares”, negocios de los alrededores de la Plaza Martín Bautista, se encuentran prácticamente inaccesibles, por la barricada de motocicletas que impiden el paso a las personas, a quien le interese ir a una panadería, tiendas de venta rebozos de ese lugar, a la tienda por el periódico, deben rodear. A la persona que vende los periódicos le obligaron a meter el exhibidor al establecimiento, por la “mala imagen” que daba la estructura, pero no parece darles pena los botes de 200 litros, destartalados, que tienen en esa plaza como contenedores de desperdicio. 

Será acaso que como complemento a la atracción turística que pintaron con colores chillantes, copiados de la película de Coco, la torre donde se encuentra el reloj, en la plaza Martín Bautista, y pintarrajearon los árboles de la Plaza Principal, igual, con “obras de arte” abstractas, que tal vez ni siquiera quien hizo esas pintas sabe que quiso plasmar, el mensaje que pretendió proyectar. Un abierto atentado a la naturaleza, que los ambientalistas han dejado pasar de largo. 

Los comentarios no se han dejado esperar. Muchos ciudadanos se ríen de quienes creen que será la panacea para un futuro mejor. Pero reconocen que sí, que Santa María del Río, es un “Pueblo Mágico” porque desaparece la gente, desaparecen los vehículos y desaparecen los recursos públicos. No lo dice REGION CENTRO, lo dicen los cibernautas en las redes sociales. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí