VILLA DE REYES, S. L. P. – En sus giras de promoción a las diversas comunidades del municipio, la alcaldesa Erika Briones Pérez, pone en riesgo la salud de los habitantes, pero principalmente la de los niños, al convocar a reuniones de más de 20 personas, con el argumento de rifar regalos, donde los asistentes cumplen el requisito de llevar puesto cubrebocas, pero ella no lo hace, en un acto de verdadera irresponsabilidad.

En efecto, Erika Briones inició a principios de la segunda quincena de este diciembre, una actividad nada recomendable, como es el hecho de convocar a vecinos de las diferentes localidades a estar presentes, con los niños para la entrega y rifas de regalos, todos deben ir protegidos, es decir, llevar al menos cubrebocas, para evitar el COVID-19. Luego de esperarla por horas, por fin llega.

La blindada camioneta Suburban, blanca, la alcaldesa llega con sus inseparables guardaespaldas, a las comunidades, donde ya un grupo de incondicionales le esperan para atestiguar el “espontáneo apoyo” que le brindan los ciudadanos, mientras un grupo de tramoyistas le ha preparado el escenario para su acto proselitista, disfrazado de espíritu navideño.

La presidenta, sin guardar los protocolos sanitarios que tanto se ha empeñado en difundir, promover en las redes sociales del municipio, sin cubrebocas, busca a las niñas y niños para abrazarlos, plantarles un beso en las mejillas, ante el peligro potencial de infectarlos de COVID-19, todo en un afán desmedido por allegarse simpatías en busca de consolidar sus aspiraciones políticas.

Las gráficas son elocuentes. Abrazos y besos a pequeñas y pequeños, para las fotos promocionales, sin recapacitar que pudieran estar cargados de COVID-19.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí