El ministro de Comunicación e Información Freddy Ñáñez informó el lunes que llevará a la Asamblea Nacional un proyecto de ley para regular las redes sociales.

Se trata de la última apuesta del cuestionado gobierno de Nicolás Maduro por establecer un marco legal más restrictivo a un espacio que, por su naturaleza, escapa del férreo control gubernamental. En todo caso, el diputado oficialista Juan Carlos Alemán aseguró que entre las propuestas está incorporar el tema a la Ley de Responsabilidad de Radio y Televisión.

La propuesta surgió días después de la muerte por covid-19 de Dave Capella, presentador de la televisora Venevisión, la más importante del país, y el impacto que tuvo en las redes sociales.

Mientras Capella estaba hospitalizado, su familia organizó una colecta de dinero para costear los gastos del tratamiento. Pero dos comediantes venezolanos, Jean Mary Curro y Alex Goncalves, desataron el domingo una intensa controversia en redes sociales tras haber puesto en duda los motivos que habían originado la petición en una emisión del podcast “Nos reiremos de esto”.

Con la muerte de Capella los videos que mostraban a los comediantes dudando de las intenciones de la familia de Capella se hicieron virales, y las críticas no tardaron en llegar. Curro y Goncalves se disculparon mediante comunicados y reconocieron que se habían equivocado al dar por cierta una información que señalaba a Capella como un estafador.

El mismo domingo el fiscal general Tarek William Saab anunció una investigación penal contra los dos presentadores porque consideró que los comunicadores “usaron delictivamente las redes sociales” para “incitar al odio contra Capella cuando éste agonizaba”. El martes Saab publicó en su cuenta de Twitter copias de las órdenes de captura libradas contra Curro y Goncalves, quienes viven fuera de Venezuela.

En su criterio el objetivo es otro, pues ya los delitos de opinión están incluidos en el Código Penal y bastaría entonces con su aplicación. Advierte que están tratando de colocar “un torniquete en los espacios de libertad que quedan en Venezuela, que básicamente son las redes sociales, el WhatsApp”.

Correa percibe que lo que se quiere es generar un debate que contribuya a generar mayor miedo al utilizar las redes y con el silencio de la crítica como fin.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí