Dicen los consejeros emocionales que para evitar decepcionarte debes evitar tener expectativas. En cuanto a la gestión de Juan Manuel Carreras se sabía que era la garantía de impunidad para Fernando Toranzo, su antecesor, pero nadie pensó que sería un gobernador tan malo para San Luis Potosí.

Hombre de negocios, Carreras forma parte de una secta de abogados egresados de la Escuela Libre de Derecho entre los que se encuentran su entrañable amigo, el ex presidente Felipe Calderón, su esposa, Margarita Zavala y otros de alto pedorraje, como dirían en mi tierra.

Carreras no quiso hacer mucho por San Luis Potosí; fue laxo con sus funcionarios que pronto le tomaron la medida. Pasado el primer año todos sabían que sus exabruptos podían ser crueles y humillantes así que entendieron que aguantar los regaños era la clave para mantenerse en sus cargos manoteando a gusto con el presupuesto.

El último gobernador del PRI tendrá un séptimo año muy complicado y no solo por el desastre financiero que deja, sino por algo más delicado: la compra de medicamentos contra el cáncer que eran apócrifos y porque dejó caducar más de 40 toneladas de buenas medicinas.

Nadie sabe cuantas personas con cáncer que consumieron el medicamento falso murieron. Nadie sabe por qué funcionario alguno se percató de que los medicamentos eran falsos pero puede que todos los supieran y así los suministraron.

Carreras siempre quería estar metido en las adquisiciones grandes, en las licitaciones importantes, puede que no haya documentos firmados por él pero lo que hicieron con la compra y aplicación de esos medicamentos es algo más grave que lo que hizo el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, hoy preso por suministrar agua en lugar de medicamento a pacientes con cáncer.

La trama alcanza al director del Hospital Central, Francisco Alcocer Guyonet y a la sociedad médica del nosocomio que ya anda queriendo renunciar porque se dicen estafados por el gobernador Carreras.

Pero además del personal médico, el gobernador, el oficial mayor, el director de adquisiciones, el titular de salud, el contralor enamorado, Gabriel Rosillo, el actual contralor, Oscar Alarcón, el secretario de finanzas y los administrativos del hospital, nadie puede creer que la ASE y que ninguno de los diputados se percatara de estos hechos a tiempo.

Procesar por homicidio, fraude, uso indebido de funciones públicas, asociación delictuosa y lo que les resulte a todos estos funcionarios es la gran prueba para la fiscalía que incluye a un lánguido nuevo fiscal anticorrupción, Felipe Aurelio Torres, del cual solo se sabe que tomó posesión hace algunos meses, donde, por cierto, la empresa estafadora, PROVEEDORA Y DISTRIBUIDORA DE MEDICAMENTOS GAAT, S.A. DE C.V., ya tiene antecedentes.

Si los fiscales no saben cómo proceder, muy fácil, que le pregunten a los ex legisladores locales Mariano Niño, a Jorge Díaz Salinas y a Josefina Salazar quien es el dueño; ellos le compraron facturas para justificar el saqueo del dinero del Congreso del Estado hace cuatro años.

El PAN ya dio el primer paso legal para proceder en contra de los responsables de la adquisición y aplicación de los medicamentos falsos contra el cáncer y por la compra de 40 toneladas de otros que estaban caducos o se perdieron sin que nadie se diera cuenta.

El gobernador Carreras debe estar muy preocupado porque además de todos los embrollos financieros y las medicinas falsas, parece que el equipo de recepción del gobernador electo, Ricardo Gallardo, ha encontrado el hilo de la madeja que revelará que las campañas negras que  hicieron en su contra fueron pagadas con fondos de comunicación y del fidetur. Fernando Mora, un íntimo amigo del mandatario saliente está implicado hasta la médula; por cierto, también le pagaban en la administración de Xavier Nava.

El resto es una historia que tendrá consecuencias legales para varios que además, se niegan a entregar información pensando que podrán ocultar por siempre semejante maldad o que Arturo Esper y Raúl Camacho aceptaran las culpas y sus consecuencias para proteger a sus jefes y a los autores materiales que cobraron y muy bien por sus servicios.

Carreras sigue teniendo amigos en México y también en la secta de la Libre de Derecho pero pocos meterán las manos para defenderlo. Su amigo, su socio, su hermano del alma, el abogado Julio Sponda falleció y no se ve quien pueda rescatarlo.

Desterrarse en España es una solución, podrá escapar algún tiempo, pero no siempre.

Gran decepción y corrupción es lo que nos deja el que será el último gobernador del PRI.

P.D.1.- Cuentan que el eterno crítico del gobierno, el notario Eduardo Martínez Benavente, ya se sentó con el secre general del gallardismo, Lupe Torres. Hace días lo vieron salir de su despacho. ¿De qué hablarían?

P.D.2.- Que la llegada de la empresa alemana AUDI a San Luis Potosí podría ser el primer gran hit del gobierno de Ricardo Gallardo. La empresa alemana productora de autos de alta gama y deportivos tiene dos referencias grandes para confiar en territorio potosino: Drâxlmaier y la BMW. Obviamente, ocuparía los terrenos que estaban destinados a la Ford.

P.D.3.- Y en lo que a deporte se refiere, dicen que en al menos tres dependencias de gobierno traen a Alberto Marrero, CEO del Atlético de San Luis, peor que limosnero. Aseguran que le prometieron apoyo para el equipo a razón de 60 millones para el último año del carrerato, le han dado 8 y ya nadie le contesta el teléfono y tampoco lo reciben. Zaz.  Apenas hace tres años le prohibieron cruzar palabra con Ricardo Gallardo y ahora va a tener que pedirle ayuda. Vueltas que da la vida!

P.D.4.- Ay les va una lista de sindicalizados vip que nos heredará la administración Carreras: Sergio R Torres actual tesorero general del Estado, Missael Hernández, secretario privadísimo del gobernador Carreras, Julio Meza, del estaff del mandatario, Arturo Rocha y Fernando Martínez del área de Planeación de la secretaría de Finanzas. Sandra Rojas, administrativa de la SEGE, Ada Andrade, fallida Oficial Mayor pero de todas las confianzas del mandatario saliente y Claudia Noyola Escalante.

P.D.5.- En la pasada entrega: La conspiración, el ex gobernador, Horacio Sánchez Unzueta me hizo dos precisiones que a continuación les comparto: Si la elección de gobernador fuera anulada, el Congreso del Estado elegiría a un gobernador interino por seis meses, tiempo en el cual, el Ceepac se encargaría de organizar nuevas comicios y sí podría participar Ricardo Gallardo Cardona en caso de que la causal de anulación fuese el rebase del tope de campaña. Horacio ha prometido un café y lo tenemos pendientes. Agradezco sus observaciones.

P.D.6.- Una mujer de nombre María Eugenia Guarmeros, proveniente de la CDMEX es la encargada de revisar el estado que guarda la administración pública del estado en cuanto a recursos materiales y humanos. Dicen que anda en modo “tronchatoro” y que hasta los mas perrotes y perrotas han tartamudeado ante sus preguntas. Sea como sea no hay una estrategia de comunicación para el cierre del Gobierno de Juan Manuel Carreras, tan es así que los titulares de despacho contradicen totalmente lo que afirma el mandatario durante sus entrevistas o comparecencias ante diputados con motivo de la glosa del sexto informe de gobierno.

P.D.7.- Que una nube negra se expande sobre los dominios del ingeniero, Francisco Muñiz Pereira ex director de interapas y ex alto funcionario de la CONAGUA. Dicen que los temas de moches y otras yerbas en las que está metido equivalen al choque de un meteorito con la tierra. ¡In tutta la madonna!

P.D.8.- Que Sebastián Pérez, secretario general del Ayuntamiento de SLP con su carita de tontito quiso sorprender a algunos empresarios que ahora se desgañitan diciendo que les pedía dinero por todo y para todo. Esperen historias.

Hasta la próxima

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí