InicioDestacadasEl crimen del padre Aristeo: dos violaciones y un abuso sexual de...

El crimen del padre Aristeo: dos violaciones y un abuso sexual de niños; 34 años y 5 meses en prisión

La defensa del sacerdote advirtió que impugnará la sentencia dictada contra Aristeo Trinidad Baca al considerarla excesiva por los delitos de violación y abuso sexual agravado en contra de una niña; en tanto, la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM) anunció que apelará para que se aumente la sanción.

Por tres delitos probados en contra de una niña: dos violaciones y un abuso sexual, el sacerdote Aristeo Trinidad Baca fue condenado este martes a 34 años cinco meses y 10 días de prisión

La decisión del Tribunal sienta un precedente que agrupaciones de mujeres consideraron histórico debido a que se hizo justicia a una niña que se enfrentó, con el respaldo de su familia, a un religioso católico encumbrado desde el poder eclesial, económico y político. También, porque se sentenció al primer sacerdote de la Diócesis de Ciudad Juárez por delitos de índole sexual.

Sin embargo, la pena impuesta fue cuestionada tanto por la defensa legal del presbítero como por la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM).

Los defensores de Aristeo consideran que se trata de un castigo excesivo, por lo que advirtieron que impugnarán, en tanto que la FEM anunció que presentará un recurso legal con el fin de que se haga una revisión para aumentar la pena.

El Tribunal integrado por los jueces Carlos Jaime Rodríguez García, Florina Coronado Burciaga y Arnulfo Arellanes Hernández se pronunció sobre la pena este 2 de marzo, 765 días desde que la víctima, acompañada de su madre, interpuso la denuncia penal, el 19 de diciembre del 2018.

La Jueza explicó que en la fecha en que se cometieron las violaciones –en diciembre del 2015 y el 28 de enero del 2018– la penalidad contemplada para ese delito era de seis a 20 años de cárcel. Como el religioso fue considerado con un grado de peligrosidad superior al mínimo, por cada violación se le impusieron ocho años y cuatros meses de castigo.

En la fecha que sucedió el abuso sexual, éste se castigaba con tres a 10 años de encarcelamiento y de 200 a 400 días de multa. Aristeo fue sancionado por este delito con cuatro años de prisión y al pago de 240 Unidades de Medida y Actualización (UMA), como multa, equivalente a 17 mil 529 pesos.

Sin embargo, el Tribunal de Enjuiciamiento autorizó que sacerdote continúa con la prisión preventiva domiciliaria, es decir, no ordenó que sea recluido en un centro penitenciario debido a que la sentencia aún no ha quedado firme, por ello los participantes en el juicio oral tiene derecho a presentar recursos legales para inconformarse.

Los juzgadores dijeron que el tiempo que Aristeo lleva privado de su libertad –incluida la prisión domiciliaria– debe abonarse a la pena impuesta.

El juicio oral contra Aristeo inició el pasado 25 de enero con la declaración de la víctima, quien dijo que durante tres años cada domingo antes de la misa de 8 de la mañana fue agredida de forma sexual por el cura en la casa parroquial de la iglesia Santa María de la Montaña.

Posteriormente el Ministerio Público presentó a los padres, a la hermana y a la madrina de la víctima; a otra mujer que dijo haber sido monaguilla en la misma parroquia y señaló que sufrió tocamientos lascivos por parte del clérigo; a cuatro peritos, tres de ellas psicólogas y una médica legista; a un agente investigador; al activista y exsacerdote que lucha contra la pederastia Alberto Manuel Athié Gallo; al director del Cereso 3 de Ciudad Juárez y a autoridades de Ejecución de Penas.

Mientras que la asesora jurídica de la víctima presentó al vicario de la Diócesis de Ciudad Juárez, José René Blanco Vega.

Los abogados defensores presentaron a una monja, un acólito y una voluntaria que coordinaba la celebración de misas en la parroquia Santa María de la Montaña. Todos coincidieron en afirmar que el 28 de enero del 2018 estuvieron acompañando a Aristeo a la hora y en el lugar donde presuntamente se cometió uno de los tres delitos por los que ahora fue sentenciado y afirmaron que a partir del momento que los padres de la víctima dejaron el cargo de tesoreros en la iglesia, aumentó la recaudación del dinero de las limosnas.

También el sacerdote declaró, el 4 de febrero, para afirmar que es inocente y añadió que el móvil de la acusación fue el dinero.

Con la sentencia concluyó el juicio contra el sacerdote Aristeo Baca.

NOTICIAS DE HOY

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img

NOTICIAS DE HOY

A %d blogueros les gusta esto: