ZARAGOZA, S. L. P. – A plena luz del día, aproximadamente a las 13:00 horas, desconocidos, a bordo de un vehículo tiraron el cuerpo de un joven, se asegura de entre 15 y 20 años de edad, el cual estaba degollado, lo arrojaron justo frente a una vivienda donde hace unos meses ejecutaron a balazos a otro hombre y dejaron la fachada rafagueada, en la calle Himno Nacional, casi esquina con Secundino Agundis, previo, en la madrugada se escucharon disparos en el Cerro de la Capilla.

Los vecinos de la zona, una de las dos principales calles de entrada a cabecera, a unos metros del jardín, se dieron cuenta cuando sujetos desconocidos arrojaban de un vehículo el cuerpo de una persona, enseguida se dieron a la fuga, circulan varias versiones sobre la identidad de la víctima, se menciona a dos grupos de la delincuencia organizada, uno al parecer local.

Luego de la huida de los responsables de haber dejado el cuerpo del joven degollado, llegaron agentes policiales, quienes acordonaron el lugar, en espera de la llegada de elementos de la Policía de Investigación. Cerca del lugar de los hechos también se encuentra un contingente de la Guardia Nacional, lo cual no fue impedimento para que los criminales pudieran aventar el cuerpo de la víctima.

Los antecedentes que se tienen de este evento son en el sentido que un grupo de la delincuencia organizada “reventó”, en horas de la madrugada, un campamento donde se encontraba el supuesto líder de un grupo criminal local, se asegura que hubo varios muertos y heridos.

Más tarde se confirmó que en Cerro de la Capilla, por el rumbo de la localidad El Xoconostle, fue encontrado el cuerpo de otra persona, sin vida. Justo donde un supuesto grupo criminal había incursionado a un supuesto campamento donde se ocultaba el posible líder de un grupo delincuencial local.

La vocería de la Fiscalía General del Estado, envió escueto comunicado, sin mayores datos, al parecer solo se dieron cuenta del suceso, de “oídas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí