Austria es desde este lunes el primer país de Europa que vuelve al confinamiento para frenar la actual ola de la pandemia, con el cierre de gran parte de la economía y en medio de un creciente descontento y polarización de la sociedad.

Tras encadenar varios récords de nuevas infecciones en lo que va de mes, el país, con 8.9 millones de habitantes, registra actualmente una incidencia acumulada en siete días de mil 102 infecciones diarias por cada 100 mil habitantes.

Según datos publicados por las autoridades sanitarias, 27 enfermos de COVID-19 murieron de ayer a hoy, con lo que el número total de decesos causadas por SARS-Cov-2 asciende a 12 mil 42.

Actualmente hay 3 mil 54 pacientes de COVID-19 hospitalizados, de los que 562 están en cuidados intensivos.

Tan solo en la última semana, las hospitalizaciones subieron un 24, y en más de 27 por ciento la cifra de enfermos graves trasladados a ucis.

Comercio y gastronomía, paralizados

El cuarto confinamiento en Austria permite a los ciudadanos salir de casa solo por razones justificadas, si bien estas van más allá de las indispensables para cubrir las necesidades básicas.

Además de las compras de alimentos y medicamentos, el trabajo y la educación, se puede ir al aire libre para “la recreación física y mental”, según el decreto publicado la pasada noche.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí