Con una abierta provocación a las fuerzas de Seguridad Pública Municipal de Villa de Reyes, ese municipio cerró el 2019, luego que un grupo armado llegara hasta la comandancia, en pleno Jardín Colón, la Plaza Principal de cabecera a unos 50 metros de Presidencia Municipal y abriera fuego contra la fachada de la misma y las patrullas. Hubo histeria por parte de varias personas que atestiguaron el hecho.

La delincuencia se ha enseñoreado en ese municipio desde hace ya casi un año, desde robo de cajeros automáticos, secuestros, desaparecidos, ejecutados y tres decapitados en una sola noche, cerraron el año con la abierta provocación a las autoridades; se presentó un comando armado y rafagueó las instalaciones policiales.

Las autoridades estatales minimizaron el ataque a las instalaciones policiales, según se ha podido desprender de un comunicado que difundieron a través de la vocería de la Dirección General de Seguridad Pública del Estado, donde se asegura que; “Las acciones de vigilancia y colaboración entre dependencias continúa su curso normal para el desarrollo normal de festejos por Año Nuevo”.

Fue a las 23:30 horas cuando sucedieron los hechos, según testigos, había bastantes personas en la calle, pues regresaban de la Parroquia de San Francisco, ubicada a unos metros de la comandancia baleada, de “Dar Gracias” tradición muy arraigada entre la grey católica. Por fortuna no hubo víctimas mortales, al parecer solo una persona herida por rozón de proyectil de arma de fuego en la cabeza. La vocería de la DGSPE asegura no hubo lesionados.

Los agresores llegaron frente a la comandancia y abrieron fuego contra el inmueble y las patrullas, fueron dañadas al menos tres patrullas, además de otro vehículo, también oficial. Luego de los hechos, se dieron a la fuga. Mientras los agentes que estaban de guardia, se encerraron en el recinto policial y pidieron ayuda a todas las corporaciones policiales.
Se presentaron agentes de la Policía de Investigación, Estatal y la Guardia Nacional, fue notorio el despliegue policial en el municipio, en busca de los responsables, pero no lograron encontrarlos.

Hay versiones de testigos que cenaban en un local ubicado a cinco puertas de la comandancia y se dieron cuenta de los hechos, inclusive, luego de haber rafagueado el lugar pasaron de nueva cuenta frente al mismo, a vuelta de rueda y parecían retar a los policías, pero éstos nunca salieron, estaban encerrados, resguardados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí