Ciudad Maderas
InicioDestacadasLa soga al cuello

La soga al cuello

San Luis Capital

El ave azul

Existen aves que cruzan el pantano y no manchan su plumaje… pero pasan volando, no se detienen a hurgar entre la mierda. @gandhiantipatro

Como casi después de cualquier batalla, cuando el aire aún huele a sangre, cuando los cuerpos desmembrados se encuentran aún sobre el campo, inertes, siendo devorados por las aves de rapiña, cuando el llanto de las viudas inunda el ambiente con su melancolía y sus sollozos acompañarán a sus muertos hasta la tumba, siempre sucede que hay alguien que no fue a la guerra y pide la cabeza del general en una picota.

En el Partido Acción Nacional se avecina una lucha fratricida, la elección por la dirigencia estatal dirimirá los enconos y dejará en posición de ascenso a quienes aspiren a ocupar las posiciones de privilegio para el 2024, la elección presidencial siempre es una oportunidad de andar en ancas, eso le ajusta el precio a los políticos que no tienen dinero, presencia, prestigio o popularidad, pero son buenos para la intriga, los flacos y pálidos que susurran las palabras sordas que de andantes viperinas se transforman en letrinas.

También es un buen momento para aclarar paradas, quién es quién en la vida y poner en contexto las lealtades, porque como seguramente habría dicho el filósofo de Güémez, “no es lo mismo de aquí pallá, que de allá pacá”. Más en un paraje como San Luis Potosí donde es bien sabido que lo importante no es lo que eres, sino lo que aparentas. Nadie quiere quedar como el idiota del pueblo, los potosinos invierten mucho tiempo en enterarse antes de las cosas, aunque sean actos consumados, el caso es ser el primero en dar el chisme.

Ahora sí que en esto de la grilla, -sería iluso llamarlo política- en un parpadeo se acaban lealtades, voluntades y reputaciones, si ayer te dije que te quería, hoy ya no existes, ni siquiera para el que mucho porfía. Cuanto menos para el obstinado que denota en su tenacidad la malicia de un ladrón primerizo y que le apuesta más a la persistencia que a la inteligencia.

El primer llamado a juicio es Juan Francisco Aguilar, el actual dirigente estatal se encuentra atrincherado y aguardando el sonido de los tambores, sabe que en cualquier momento todas las varas apuntarán hacia él como la figura más visible del “azuarismo” en San Luis. Es abiertamente conocido que la relación entre Xavier Azuara Zúñiga y el dirigente estatal es muy cercana, así como con el reelecto diputado Rubén Guajardo. Juntos, conforman un curioso triunvirato que de entrada, son los responsables de desbarrancar la carrera política -si es que alguna vez existió- de Xavier Nava Palacios.

Al triunvirato debería bastar una alianza leve para conservar el control del partido, el punto de inflexión siempre será que haya identidad y cohesión en la persona que encabece los esfuerzos tendientes a enfrentar los retos actuales, o sea que no se equivoquen en el mono o mona según se presente la situación. Por lo general ahí siempre empiezan los problemas, si determinada persona tuvo alguna descortesía o le aplicó el “potosinazo” a uno de los miembros del politburó, o a la esposa y así sucesivamente, puede ser que sea el fin de su efímero momento de 15 minutos de gloria.

Ahora que se aclara el agua y se asienta el sedimento los votos del senador Marco Gama están a la vista y es un grupo nutrido, quizás el segundo en importancia pues a pesar del “ninguneo” que sufrió en la campaña y la precariedad de los dividendos en el reparto de posiciones sigue conservando una base militante que le permite ser considerado en la mesa de las negociaciones. Bien le valdría contratar un negociador profesional por si otra vez, quiere defenderse solo, mejor “no me ayudes compadre”.

Del ropero de la abuelita viene con nuevos bríos un viejo político que no por sus canas pintadas debe subestimarse, ya estuvo en la dirigencia y quiere volver. Investido con un cierto aire narcisista afirma ser el único capaz de conciliar los intereses y vanidades de los grupos panistas. Héctor Mendizabal no es un improvisado, por el contrario, es capaz de intrigarse contra sí mismo nada más para quitarle lo donoso a un día monótono.

Es un gamberro como cualquier profesional de la política, pero discreto en su andar, si acaso alguna vez ha cometido un traspié del que seguramente se lamentará hasta el último día de su vida. Mendizabal es un tipo de buenas maneras, pero ya casi no se estila bailar suelto, ahora todo es andar en manada, como cuando su pareja de baile era Sonia Mendoza Díaz, su perniciosa complicidad casi los lleva a ganar la gubernatura del estado y sin alianzas. Tal vez ahora esa será su carta de presentación, “nos va mejor cuando vamos solos”.

Y la verdad es que si, ya queremos ver los amantes del cotilleo político como van a hacer bloque en la próxima legislatura los panistas con los priístas sabiendo que los últimos traicionaron a la coalición y su candidato Octavio Pedroza Gaitán. Hay cosas que nada más por su olor no deberían existir, porque desde siempre se supo que al final, los bellacos del güero Juan Manuel Carreras se doblegarían ante las órdenes del poder central. Es parte de su formación: el presidente nunca se equivoca, no importa del color que sea.

Volviendo a la elección panista, precisamente hay dos fuerzas externas que podrían meter inquina y revolcar el agua. Sonia Mendoza Díaz y Enrique Galindo Ceballos, la primera porque en su afán expansionista su nuevo patrón el gobernador electo Ricardo a Gallardo Cardona quiere imponer, controlar o aterrorizar a los dirigentes de los partidos se oposición, es tan limitada su comprensión del mundo que solo le interesa apropiarse de cualquier espacio de poder a su alcance. Sonia Mendoza le sigue siendo útil al “pollo” Gallardo, pero si pierde la dirigencia panista se puede ir despidiendo de los privilegios.

Por su parte Enrique Galindo Ceballos debe cuidar su parcela, en caso de que quiera -o deba- reelegirse como alcalde de la capital dentro de tres años, forzosamente deberá contar con los panistas para ser competitivo. La experiencia de Xavier Nava Palacios debería ser suficiente ejemplo para que no tenga su Waterloo justo cuando su carrera política está en ciernes.

Aunque el campo de acción de Galindo es muy limitado, seguramente su agenda está saturada de panistas pidiendo -¿o exigiendo?- chambas. Después del hundimiento del Titanic, prácticamente todos los náufragos rodean el barco del ayuntamiento de la capital, pero es imposible que pueda rescatar todos los compromisos que Octavio Pedroza hizo en su intentona por llegar a ser gobernador. Tendrá que elegir entre sus amigos y sus aliados.

La pregunta es: ¿cómo van a blindar los panistas su elección para evitar la injerencia externa?

Los factores se pueden alterar en cuanto se comience a ofrecer dinero, los militantes panistas -hasta los de colonia popular- saben que su voto vale, la intrusión de Xavier Nava encareció el voto panista, de mínimo ahora ya saben que la última vez les dieron un refrigerador o una estufa por dejar caer un papel en la urna.

Al tiempo veremos si la derecha potosina se sostiene como la única oposición consciente y razonada porque estamos a un tris de volvernos una dictadura popular encabezada por un inimputable.

@gandhiantipatro

Gobierno Estatal SLP
Congreso del Estado de San Luis PotosiCongreso del Estado de San Luis Potosi

Deja un comentario

- Advertisment -Unidos Olsa
Ciudad Maderas
Congreso del Estado de San Luis Potosi
Gobierno Estatal SLP
Abogados y Asociados SLP
Trituradora la Concha
UASLP Aspirantes
spot_img
Gobierno Estatal SLP
La Playita Restaurante